Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

URRA: ¿Se retira EE.UU del campo de batalla sirio?

portaviones-harry-s-truman-golfo-persico-eeuu-efe

DAVID URRA / CONTRAINJERENCIA-  Se ha divulgado por los medios norteamericanos la noticia del retiro de gran parte del contingente aeronaval que tenía EE.UU alrededor de Siria. Pero, ¿que está en realidad ocurriendo allí?

Según las fuentes de información el pentágono anunció la retirada del portaviones USS Nimitz y del destructor USS Graveley, hasta ahora desplegados en el este del Mediterráneo, así como sus respectivos grupos de escolta.

De esta forma quedaría en la región solo el portaviones USS Harry Truman y dos destructores, el USS Ramage y el USS Monterey.

Aparentemente estas acciones significan una supuesta retirada del dispositivo que Washington envió a la región esperanzado en emplearlo para culminar su agresión a Siria.

La cuestión estriba en la verdadera lectura que se debe hacer de la actitud norteamericana al retirar estas unidades navales y los acontecimientos que le deben seguir.

Es necesario destacar que a pesar de los recursos y el esfuerzo mancomunado de EE.UU y Gran Bretaña que apoyados por sus aliados regionales financiaron y abastecieron a la llamada “oposición” siria, el ejército de este país ha resistido el embate y los “rebeldes” parecen más derrotados que cercanos a alguna victoria importante.

Si el objetivo de la retirada es para aceptar las otras vías de solución del conflicto que ellos mismos crearon, entonces podríamos concluir que EE.UU salió derrotado de esta campaña y el Ejército Sirio ganó la partida contra la oposición mercenaria al servicio de occidente.

Pero esto parece poco probable, pues es harto conocido que a EE.UU no le interesa una “solución” del drama sirio, sino derrocar a Bashar Al Assad y poner un gobierno títere en su lugar, si es posible de corte laico que le permita imponer sus intereses en la región.

Como se puede observar las conversaciones en Ginebra no le permiten lograr esto, por lo menos a corto plazo y ya conocemos que la economía norteamericana no puede soportar otra guerra interminable como Afganistán o Iraq.

Así las cosas, Ginebra II no será la solución del conflicto en siria, aunque los rusos y en menor medida los chinos piensen que este es el camino. Para lo que si puede servir Ginebra II es para entretener a estas dos potencias mientras se trama otro plan que les permita resolver la situación a su favor.

Claro que puede ser que piensen que no es posible derrocar al Gobierno de forma rápida y decidan hacer una retirada estratégica para cambiar los métodos y formas de hacerlo.

Para ello si podría servirles Ginebra II, que en este caso lo único que haría es postergar la “solución” mediante un acuerdo que los haga parecer como negociadores de la paz y casi seguro le otorgará a Kerry u otro alto funcionario norteamericano un premio nobel por la “paz”, al firmar un “acuerdo” que termine formalmente las acciones.

Este proceder ya ha sido empleado en otras ocasiones. Recordemos Angola, donde los norteamericanos que apoyaban a Sabimbi y Holden Roberto, en su afán por derrocar al gobierno del MPLA utilizaron a su aliado, la Sudáfrica del Apartheid, para lanzar la ofensiva desbastadora que asegurara su objetivo y al verse derrotados, asumieron el papel de “mediadores para la paz” para de esta manera no figurar como la parte derrotada.

Esta misma estrategia la emplearon en Vietnam, donde con la guerra prácticamente perdida, enviaron a Kissinger a “negociar” la paz con los Vietnamitas y firmar un arreglo que fue presentado por los medios como un acuerdo de paz, cuando en realidad fue la capitulación de las tropas norteamericanas y títeres saigonesas ante el empuje de las Fuerzas de Liberación Nacional, creadas por Ho Chi Min.

Por cierto a Kissinger se le otorgó un premio nobel de la “paz” por este “acuerdo”. El entonces negociador de Vietnam del Norte Le Duc Tho lo rechazó, por considerarlo falso y manipulado.

Es igualmente conocida la “paz” palestino – israelí de Camp David, que solo sirvió para neutralizar el ala más radical del movimiento palestino de resistencia y presentar una imagen de “solución” al problema palestino para al final, no solo continuar con la política de persecución y destrucción del pueblo palestino, sino y profundizarla aún más.

En la Crisis de los Misiles en Cuba en el año 1962, también Kennedy quiso presentarse como un negociador de la paz y prometió eliminar la hostilidad contra la pequeña isla caribeña. Hoy se conocen documentos desclasificados demostrativos de que prácticamente unos meses después de la Crisis, este aprobó nuevos planes para derrocar al Gobierno cubano e instaurar un gobierno títere de EE.UU.

Muchos pensaran que no es racional pensar que la actual administración norteamericana actúe precisamente de esta manera. Bueno, el hijo de la maja nace prieto.

Si analizamos con detenimiento todos los movimientos que se están realizando en la región podemos observar que no es descabellado el planteamiento.

Por un lado el aparente retiro de Qatar del apoyo a la “oposición” siria, el tibio reposicionamiento turco y el aparente silencio de Jordania, hacen pensar en que la oposición siria tiene los días contados y que solo es una cuestión de que se empiecen a destruir unos a los otros.

De hecho, en los últimos tiempos hay múltiples informaciones en este sentido, lo que hace sospechosa la actitud de la prensa occidental que ha tratado en todo este tiempo de presentar al llamado “Ejercito Libre de Siria” y otras facciones mercenarias, como baladíes de la democracia y triunfadores en la Guerra contra las fuerzas gubernamentales.

A esto hay que agregarle el aumento de la presencia de fuerzas navales rusas en el Mediterráneo, hecho este que hace inviable el empleo de los medios aeronavales norteamericanos en la zona porque eso acarrearía un enfrentamiento con las unidades rusas.

Es bueno aclarar que no estamos afirmando que las unidades norteamericanas estén o no en capacidad de enfrentar y vencer en un enfrentamiento con las unidades rusas, ni viceversa, solo estamos señalando que en caso de ataque a Siria por parte de esas unidades norteamericanas, sería muy difícil evitar que no se produjera un enfrentamiento con los rusos.

Lo importante aquí no es quien pueda ganar en este enfrentamiento, sino que de inmediato esto provocaría una escalada entre los dos países con el empleo de todo su potencial, incluyendo el nuclear y esto sería el fin.

Vladimir Putin ha dejado bien claro que un ataque directo a Siria por parte de cualquier potencia, sin la aprobación del Consejo de Seguridad, sería considerado una agresión y Rusia apoyaría al Gobierno de ese país.

De esta forma la retirada norteamericana se pudiera considerar, no como una aceptación de la derrota, o por lo menos de la imposibilidad de derrocar al Gobierno sirio, sino como una retirada estratégica, habida cuenta de que allí no podrían actuar a su antojo.

Pero y ¿cómo obtendrían sus objetivos?

Claro que la actual estrategia de EE.UU es involucrarse lo menos posible, por los altos costes que esto implica, desde el punto de vista humano, financiero y político. Para ello contarían con sus aliados en la zona y Arabia Saudita se pinta sola.

La familia real en ese país está interesada en imponer su línea dura en el Oriente Medio y para ello está necesitada de romper con la  cooperación entre Siria e Irán. Si asumimos que además buena parte de los “rebeldes” provienen de esa nación, entonces queda claro que podrían ser estos los llamados a actuar contra Siria.

Noticias divulgadas recientemente, nos indican que Ryad está formando en territorio Jordano unidades compuestas por un pequeño grupo de “voluntarios” Sirios, que irían en la vanguardia y una masa que algunos dicen puede estar compuesta por hasta 50,000 hombres, de mercenarios de distintos países, incluyendo los propios sauditas.

Con la concentración de tanques y otros medios incluida la aviación, los sauditas se preparan para el asalto final a Damasco.

¿Puede ser creíble entonces el aparente movimiento que hace EE.UU y sus últimas declaraciones donde anuncia que negociará con Irán, con el objetivo manifiesto de dar tiempo para que la Guerra psicológico – informativa haga su tarea final?

Las extrañas desavenencias de EE.UU con Arabia Saudita y su aparente descontrol pueden estar enviando un mensaje falso, para después dejar que los saudíes lancen el ataque y limpiarse las manos como Poncio Pilato. Claro que Washington “deplorarᔠla actuación saudí y hasta puede ser que acepte alguna condena inocua de esas que hace con frecuencia la ONU, cuando se trata de los amigos del mandamás.

Hay otras aristas de esta problemática. La cúpula norteamericana puede considerar además que cumplió sus objetivos en Siria y que la caída de Al Assad es cuestión de tiempo, el país ha sido debilitado y fragmentado hasta tal punto que ya no representa un peligro para los intereses norteamericanos en la región.

Hagan lo que hagan los sirios, no será nada fácil ni rápido volver a encontrar el equilibrio que existía entre las denominaciones religiosas, antes del conflicto.

Ahora quedan los resentimientos de los más de 100,000 muertos y nadie sabe la cantidad de heridos y mutilados que existen. Las barbaries cometidas contra representantes de diferentes grupos religiosos, los desplazados de sus tierras que perdieron todas sus pertenencias y fueron expulsados por representantes de otras religiones, en fin, quedan las rencillas y heridas que son muy difíciles de eliminar.

Manejar un país así es poco menos que imposible. Ahí están los casos de Afganistán, Iraq, Libia, Sudan y otros países árabes y africanos que después de sufrir la “liberación” por parte de los norteamericanos, se han convertido en un permanente caos, sin ley y sin orden.

Por último, debemos considerar que toda esta historia pueda tener un final trágico al ser Irán el verdadero objetivo, pues Siria ya está desbastada y no necesita meterse en problemas más allá de los que le dejaron en su interior.

Esto significa para Washington que esta situación perdurara muchos años y de esta forma la influencia Siria se verá limitada por su situación interna.

En conclusiones, el país queda inmovilizado para interactuar en la región y es precisamente esto lo que necesita Washington.

¿Habrá paz en Siria? Claro que sí, la de los sepulcros.

 

3 Comentarios

  1. Que todas las energías positivas del universo impere la PAZ en Siria y el pueblo se levante unido contra esa guerra fabricada por el imperio capitalista, noecolonialista y nazisionista capitaneado por los EE.UU. Ya es hora que sus maquinaciones de dividir al mundo, destruyendo pueblos, termine.
    Pero, siendo realistas y conociendo como es voraz la ambición del capitalismo salvaje, creo yo que David Urra hace una interpretación real de los hechos. Los EE.UU., más una vez, arrojan piedaras y esconden las manos. Claro que desean la destrucción y el debilitmiento de Siria para luego entrar en Irán. Por ora dejarán que sus socios saudíes hagan la fechoría en Siria, como si fuese una guerra regional.

  2. Una canción de 1973, precisamente pensando en Vietnam.

    PALOMA DE UNA PAZ

    paloma blanca
    tú que simbolizas la paz
    esa paz blanca como tus alas
    esa paz blanca como tu pecho
    esa paz blanca como tu vuelo
    esa paz blanca como tu estela
    paloma
    paloma blanca
    paloma tonta
    vete

    Abrazos

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.