Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Contratista de USAID apadrinó en Miami homenaje a terrorista cubanoamericano, el ex jefe de la CORU Orlando Bosch

Bosch en el ICCAS.

20 de Octubre (Jean-Guy Allard / Aporrea) – El escandaloso homenaje al terrorista internacional Orlando Bosch, el ex jefe de la sanguinaria CORU, organización responsable de cientos de atentados en en territorio norteamericano como en el exterior, se realiz ó el pasado martes 12 de octubre, en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami, organismo fuertemente subsidiado por la USAID.

La entrega de una “placa conmemorativa” al viejo asesino, puesto en escena bajo la cobertura de un tal “Instituto de la Memoria Histórica Cubana”, se realizó en la Sala Olga and Carlos Saladriga de este “instituto” cuyo director, Jaime Suchlicki, es un ex analista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El comité organizador del bochornoso acto titulado “Cuba; guerra de guerrillas” estuvo integrado por el propio padre de la congresista norteamericana Ileana Ros-Lehtinen, Enrique Ros y varios mercenarios de las operaciones terroristas desarrolladas contra Cuba por la CIA, notablemente durante el periodo de la lucha contra bandidos del Escambray, en los años 60.

Además de Bosch, se “honró” a Francisco Talavera, mercenario de este episodio más de la agresión norteamericana contra Cuba que dejo decenas de víctimas civiles.

Los muros de la sala donde se efectuó el homenaje a un asesino eran cubiertos de carteles con el nombre del ICCAS y el propio podio donde Bosch balbuceó algunas palabras de agradecimiento llevaba la identificación del organismo en un cartel de tela.

El ICCAS de Jaime Suchlicki es subsidiado por la USAID, gracias a las artimañas de la congresista Ileana Ros-Lehtinen que consiguió millones de dólares para este supuesto centro de investigación cuyo “staff” se limita a dos personas. Ros-Lehtinen se hizo elegir dando su apoyo a Bosch y es una defensora furibunda de Luis Posada Carriles y del único terrorista de origen cubano encarcelado en EE.UU., Eduardo Arocena.

Este “instituto”, una dependencia de la Universidad de Miami, alberga el llamado Cuba Transition Project, establecido en el 2002 gracias a la chequera de la U.S. Agency for International Development (USAID) de Bush que sigue atribuyéndole fondos anualmente bajo Obama.

Con Luis Posada Carriles, el pediatra asesino Orlando Bosch dirigió el complot que llevo a la destrucción del avión de Cubana, en 1976, en Barbados, con la muerte de 73 personas.

En junio de este mismo año, había participado en la creación de la Coordinadora de Organizaciones Terroristas (CORU) en Bonao, República Dominicana. La CORU que luego encabezó, aglomeró a los grupos terroristas Frente de Liberación Nacional De Cuba, Acción Cubana, Movimiento Nacionalista Cubano y Alpha 66 entre otras redes asesinas.

La CORU se asoció luego a planes tan repugnantes como la operación CONDOR y presto sus servicios a la CIA en numerosas acciones sucias tanto en América Latina como en otras partes del mundo.

El acto de apología de Bosch, ocurre una semanas después del homenaje fúnebre a uno de sus socios, el terrorista Gustavo “El Cojo” Castillo, donde su viejo compinche, “El Gancho” Crespo confesó públicamente su participación en múltiples acciones terroristas, reveló un plan de magnicidio contra el líder de la Revolución cubana y lanzó un llamamiento a “terminar la obra”.

Además de Posada y Posada, siguen exhibiéndose hoy en Miami, entre los terroristas cubanoamericanos más conocidos Félix Rodríguez Mendigutía, el asesino del Che; Antonio Veciana, fundador de Alpha 66; Orlando Bosch, cómplice de Posada en la destrucción de un avión civil cubano; Guillermo Novo Sampoll, asociado al asesinato del ex ministro chileno Letelier; Virgilio Paz Romero y Jose Dionisio Suárez, los ejecutores del crimen; Gaspar Jiménez Escobedo, asesino de Artagñan Díaz Díaz; Pedro Remón Rodríguez, asesino de Félix García Rodríguez y Eulalio Negrín, en Nueva York; Jose Basulto y otros más.

Sin hablar de Carlos Alberto Montaner prófugo de la justicia cubana por terrorismo, que comparte su tiempo entre sus lujosas residencias de Madrid y Coral Gables, pagadas con el dinero sucio del “anticastrismo”.

Esto en el país que construye listas de “patrocinadores del terrorismo” para difamar a quién defiende su soberanía y no se somete a sus órdenes.

Los comentarios se han cerrado.