Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Washington desniega el derecho de Venezuela a firmar un acuerdo con Rusia para la construcción de una central nuclear

Los presidentes de Venezuela y Rusia, Hugo Chávez y Dimitri Medvédev.EEUU. (RNV)- El Gobierno de Estados Unidos insiste en desconocer la soberanía de los pueblos y en pretender erigirse en policía del mundo, ante el acuerdo firmado este viernes entre Venezuela y Rusia para la construcción de una central nuclear en el país suramericano con fines pacíficos, con apoyo de Moscú.

Tan pronto se conoció el anuncio, el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Philip Crowley, dijo a periodistas que será un convenio que “seguirán de cerca”.

Aunque dice reconocer el derecho de los Estados a impulsar energía nuclear civil, de inmediato acota que esto acarrea responsabilidades y que su nación “espera que Venezuela, Rusia y cualquier otro país que desarrolle este tipo de tecnología cumplan con los compromisos internacionales”, reseñó la Agencia Venezolana de Noticias en su portal Web.

“Cualquier programa o actividad nuclear debería desarrollarse en el marco de los más altos estándares para la no proliferación y seguridad establecidos por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), así que cualquier cosa que ocurra luego de este anuncio, Venezuela y Rusia tienen un compromiso internacional y esperamos que lo cumplan”, añadió Crowley.

El portavoz de la Administración de Barack Obama justificó el interés de EEUU en seguir de cerca el pacto entre Caracas y Moscú: “queremos estar seguros de que todos los compromisos internacionales se van a cumplir en este acuerdo de energía nuclear civil en particular y que, sin importar el resultado de este anuncio, el acuerdo que se origine vaya acorde con los más altos estándares internacionales, porque lo último que nos gustaría ver es que esta tecnología migrara a países o grupos que no deberían tenerla”.

Al mismo tiempo, Crowley señaló que el problema no es el desarrollo de la energía nuclear en sí mismo sino el cómo lo hacen las naciones. Acotó que EEUU confía en Rusia, lo que deja entrever que su preocupación recae entonces sobre el papel de Venezuela.

“Este asunto no es sobre Rusia. Simplemente es asegurarse de que en la misma medida en que la energía nuclear civil se desarrolle en el mundo, los países cooperen con la OIEA y cumplan con los más altos estándares en lo que se refiere a la protección y seguridad para prevenir la proliferación”, añadió.

“Estamos conscientes de que los países desarrollarán energía nuclear. Tienen el derecho a hacerlo, pero la manera en que lo hacen importa para estar seguros de que el actual gran riesgo de proliferación no se expandirá aun más”, señaló tras ratificar sus críticas en torno al programa nuclear iraní.

Asimismo, el portavoz del Departamento de Estado aseguró que este acuerdo entre Venezuela y Rusia no toma por sorpresa a EEUU, porque “esta es un área que hemos estado vigilando desde hace algún tiempo”.

¿Policías del mundo?

Esta posición de vigilante cercano de un acuerdo suscrito por Venezuela y Rusia en ejercicio de sus soberanías parece ratificar la postura imperial de Estados Unidos ante el resto del mundo.

El mismo presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, tras firmar el convenio con su homólogo Dmitri Medvédev, denunció la escalada de agresiones imperiales contra América Latina y, en particular, sobre su país en los últimos años.

“El imperio sigue su rumbo a pesar de Obama”, indicó Chávez en entrevista concedida a la televisora Russia Today cuando aún no se habían divulgado las declaraciones de Crowley.

Apuntó que la mano del imperio continúa pretendiendo dominar al mundo, lo que consideró como una de las grandes tragedias del planeta.

Precisó que el imperialismo, como fase superior o “de locura” del capitalismo, pretende erigirse como policía del mundo, lo que, tal como dijo, ha causado tragedia, muerte y miseria a la humanidad.

Declaraciones insolentes

Las declaraciones de Crowley provocaron la reacción del ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, quien las calificó como insolentes.

A su llegada al aeropuerto de Minsk, Bielorrusia, donde acompaña al presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, en una gira por varios países de Europa y Asia, el Canciller ratificó el derecho de Venezuela “a desarrollar, como cualquier país, la energía nuclear como energía alternativa, como energía del futuro para uso pacífico”.

Resaltó que Estados Unidos no tiene moral para juzgar el uso civil de la energía atómica, porque es responsable del lanzamiento de bombas atómicas.

Dijo que Crowley tendría “que morderse la lengua, porque es su país el único que ha utilizado la energía nuclear para destruir a otros en el mundo. Ellos son los que poseen miles de ojivas nucleares apuntando a las cabezas de ciudadanos del planeta. Tendrían que eliminar todas sus armas nucleares para tener la moral suficiente para referirse a Venezuela o a cualquier país”, reiteró.

Estados Unidos lidera presiones sobre Irán, Estado al que acusa de impulsar un programa nuclear peligroso para el mundo, pese a que el mismo tiene fines pacíficos. De hecho, estas constantes amenazas contra Teherán han llevado a Fidel Castro, líder de la revolución cubana, a alertar sobre el peligro de una inminente guerra nuclear basada en este conflicto.

El acuerdo

El presidente Hugo Chávez, en su primera parada de la gira internacional de 10 días que inició el pasado jueves, concertó el viernes con Rusia un acuerdo para la construcción de la primera planta nuclear del país sudamericano y negoció convenios energéticos y en otras áreas.

Medvédev puntualizó, en rueda de prensa posterior a la firma del convenio, que esta acción contribuirá a que Venezuela desarrolle fuentes modernas de energía y minimizó las posibles críticas internacionales.

“No sé quién se pondrá nervioso por esto. El presidente (Chávez) dijo que habrá naciones que tendrán diferentes reacciones sobre esto, pero me gustaría destacar que nuestras intenciones son absolutamente transparentes y abiertas (…) Queremos que nuestra socia Venezuela tenga una gama completa de posibilidades energéticas”, expresó.

Chávez, por su parte, explicó que su Gobierno desea reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Antes de iniciar la gira, el mandatario venezolano anunció que en este periplo, que incluye visitas a Bielorrusia, Ucrania, Irán, Siria, Libia, Argelia y Portugal, se sentarían las bases para la construcción de la “primera planta termonuclear” en Venezuela, en su interés por desarrollar energía nuclear con fines pacíficos y a la necesidad de multiplicar las fuentes energéticas.

Durante los años 50, en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) dio el primer paso para el desarrollo de la energía nuclear, pero en los años 60 esta tarea fue abandonada por los gobiernos de turno, que se limitaron a una mayor explotación de los recursos de hidrocarburos, reseña una nota publicada en el portal web de Venezolana de Televisión (VTV).

En el mundo, la energía nuclear se utiliza en diferentes áreas, como agricultura, medicina, veterinaria, conservación de los alimentos e hidráulica.

En los cultivos, se usa para el control de plagas, la conservación de alimentos y la obtención de nuevas plantas y vegetales.

En el campo de la veterinaria, se emplea para la creación de radiovacunas destinadas a combatir las enfermedades parasitarias del ganado, mientras que en la medicina se aplica como tratamiento para el cáncer y el diagnóstico de enfermedades del hígado, riñón, corazón, pulmón, la glándula tiroides; en los sistemas metabólico, circulatorio, sanguíneo y en el tracto gastrointestinal.

Los comentarios se han cerrado.