Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Haití: Martelly exige a soldados clandestinos que depongan sus armas

Michel MartellyEl presidente de Haití, Michel Martelly, emitió una orden para que los hombres armados en uniforme militar, que ocupan el antiguo cuartel de las Fuerzas Armadas de Haití y los sitios pertenecientes al Estado haitiano, depongan sus armas y cesen esa iniciativa.

En Haití, los antiguos militares del Ejército, disuelto hace 18 años por el mandatario Jean Beltran Aristide, decidieron reorganizarse y entrenar en campos para exigir que se cree nuevamente la Fuerza Armada de ese país y en rechazo a la Fuerza de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah).

Tras un encuentro que sostuvo Martelly con el Representante Especial del Secretario General de la ONU en Haití, Mariano Fernández Amunátegui, el mandatario informó sobre las disposiciones legales que prohíben que estos individuos vistan el uniforme militar y vayan armados.

Martelly recordó además que la formación de una nueva fuerza pública se debe realizar respetando el orden, la disciplina y las leyes.
Por otra parte, el presidente Martelly, quien espera el informe de la Comisión Estatal de la organización del componente militar de las Fuerzas Publicas, creada el 2 de diciembre 2011, fomenta el diálogo entre todas las fuerzas de la nación para un resultado exitoso y pacífico de esta situación.

“Quiero que Haití viva en un verdadero Estado de Derecho”, declaró el jefe de Estado al pueblo haitiano y a la comunidad internacional.

El pasado mes de noviembre, Michel Martelly, anunció la creación de una comisión civil que se encargará de gestionar el restablecimiento del poder militar en ese país caribeño, tras 17 años de haberse disuelto las Fuerzas Armadas de ese país.

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.