Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Cada noche en Washington miles de ciudadanos duermen sin un techo

Compartir

WashingtonRNV – Las recientes estadísticas muestran que cada noche en Washington, capital de Estados Unidos, más de 6.500 ciudadanos duermen sin un techo que los cobije. Los activistas destacan que familias enteras se encuentran en la indigencia y este número continua creciendo.

Esta es la historia de algunas personas que durante años no han podido conseguir empleo y tampoco reciben ayuda del Estado.

Lolita McDaniel es una mujer que solía trabajar, tenía un hogar e hijos que iban a la escuela. Hoy se encuentra, sin trabajo, sin techo y sin sus hijos. Desde 2003 anda buscando empleo. Mientras lee el periódico, hace una pausa para narrar lo que considera lo peor de su desamparo.

“Mis niños casi nunca estaban lejos de mí, solo cuando iban a la escuela y luego se quedaban en jornada extendida. Lo que quiero es reunirme con mis niños, cuidarlos y tener un trabajo normal, de 9 a 5″, confiesa Lolita, para quien la pérdida de la potestad sobre sus hijos ha sido, sin duda, la prueba más fuerte de estos últimos años.

“Yo pensaba que ahora que no están conmigo iba a ser más fácil conseguir trabajo, pero ha sido lo contrario”, aseguró.

Según reportes del Washington Legal Clinic, más de 2.000 familias en la capital estadounidense solicitan albergue al gobierno, pero solo hay lugar para 400. Para los demás, la salida de la indigencia vendrá de la mano de un nuevo empleo, pero para quienes tienen años fuera del mercado laboral, las nuevas tecnologías pueden resultar complicadas.

Consultamos el caso de Lolita con Neil Donovan quien dirige una coalición nacional de organizaciones que ayuda a personas sin techo. Hasta él se mostró conmovido por la situación de esta mujer.

“Como nación deberíamos mirar este caso y decir: sí, esta persona no puede resolver su problema, tenemos que ayudarla y no la ayudamos quitándole a sus hijos, la ayudamos aportando recursos adicionales para lidiar con el problema. Lo que hemos hecho es perjudicar a las mujeres de todo el país al tratarlas a todas por igual, pero en casos como este tienen personas que dependen de ellas y como resultado también acarrean con la responsabilidad de mantener a sus hijos”, comentó Neil Donovan, director ejecutivo de la Coalición Nacional de Desamparados.

Hasta en las mejores familias
Lo paradójico del caso es que Washington, la capital de uno de los países más poderosos del mundo, tiene el mayor número de indigentes per cápita a nivel nacional. Y la mayoría de ellos son familias.

En una noche, en promedio, más de 6.500 personas en esta ciudad no tienen donde dormir, entre ellos 1.500 niños. Esa cifra representa un aumento de un cinco por ciento en comparación con años anteriores. Los más afortunados consiguen cobijo en los refugios que mantiene el gobierno capitalino, el resto duerme en parques o en las entradas de las estaciones de tren.

El perfil de la persona sin techo ha cambiado al igual que las condiciones económicas del país. Muchos de los indigentes actualmente tienen trabajo pero tienen que decidir entre alimentarse o pagar por un techo donde dormir.

“Si me hubieses preguntado hace un tiempo cuál es el prototipo del mendigo, mi respuesta hubiese sido un hombre mayor, con mala suerte en la vida, alguien con problemas de abuso de drogas. Hoy la respuesta es: una familia o alguien que trabaja y tiene para comer, pero su casa fue embargada o el apartamento donde vivía fue expropiado. Estos son individuos que son indigentes por cortos períodos de tiempo”, afirmó Donovan.

Donovan aseguró que “hay un mal manejo del problema de la indigencia a nivel local en Washington, a tal punto que el Gobierno federal tuvo que asumir el control de la administración de servicios a desamparados, pero le pasaron las riendas a una agencia igualmente incompetente”.

El mal manejo provoca situaciones como la sufrida por Willard. La noche anterior a ser entrevistado por RT, este artista callejero no pudo entrar a uno de los refugios que ofrece la ciudad ya que su capacidad estaba colmada. Hoy, lo que ocupa su mente es otra necesidad.

“Me gustaría ver a uno de mis fabulosos amigos y que me llevara a comer”, dijo sin dudarlo Willard Lake.

5 Comentarios

  1. MDF, es bueno leer y analizar los cambios que se dieron en Latinoamérica: Argentina después de la crisis económica provocada por la privatización y piratería de Ménem; Bolívia con lacaída de Goni Sanchez de Lozada; Ecuador despúes de la política entreguista, con el surgimiento de Rafael Correa; y, particularmente, con Venezuela con el derrocamiento de Carlos Andrés Pérez y la elección de Hugo Chávez. En todos estos casos el pueblo y sus movimientos sociales gritaron , salieron a las calles y se están dando cambios. El cambio es gradativo, pero después del túnel siempre hay una luz que orienta a los pueblos, si sus políticos borócratas no hacen nada,ellos decidirán en última instancia. Quien sabe si el pueblo norteamericano se levante rompiendo las cadenas que los amarran?

  2. Que triste es ver esa gente crei que en estados unidos uviera gente pobre que lastima

  3. PARA DE HACER SUFRIR A TU PUEBLO…

  4. PAREN LA GUERRA Y DEN DE COMER A SU PUEBLO INDIGENTE, MAS ARMAS = HAMBRE Y POBREZA.
    LO MALO SE REVIERTE…USA….

  5. Crónicas de Spainlandia:

    Si muchos son los que a estas alturas aceptan el gran parecido de este expolio económico con el de la Gran Depresión del siglo XX, aún son pocos los que no se han percatado de la gran similitud entre las respectivas situaciones políticas. Tanto el fascismo como el nazismo aprovecharon la extensa desilusión generada en las clases medias por unas izquierdas que se mostraron incapaces de implementar una alternativa real, con las masas detrás, para frenar el robo creciente y suicida perpetrado por las entonces clases dominantes. ¡Qué ardan las avenidas! no era en tales tiempos, ni lo es ahora, una estrategia de finalidad revolucionaria, era y es simplemente una desesperante necesidad de las clases sociales medias y basales. El equivalente a un nicho evolutivo darwiniano que si una especia deja libre otra lo ocupará. Y si las izquierdas lo abandonan, si no satisfacen tal reclamación, lamentablemente otros, ya sin antorchas ni Führer pero con la misma carencia de escrúpulos, volverán y lo harán. No se olvide que el nazismo fue un electo y particular keynesiano: extrajo al alemán de la depresión y la miseria, le otorgó el pleno empleo, le permitió disfrutar de la vivienda… Que ello se alimentara de la vecina sangre y territorio, de la reinstauración de una esclavitud asesina, de la detención preventiva de millones de nuevos parias, de su traslado y aniquilación en una industria diseñada para el exterminio… fueron para ese alemán sólo un “daño colateral” ante el cual debía taparse oídos y nariz y vendarse los ojos. ¡Volverán!.

    ¡Y ya están volviendo!. Incapaces de reaccionar en esa calle que por historia es nuestra y no de ellos, con la boca abierta más allá de nuestras posibilidades biológicas, veremos como a la “matanza de Badajoz”, a la cruenta “represión de la bahía de Cádiz”, a los civiles asesinados en la “carretera de la muerte de Málaga a Almería” y a un largo, largísimo, etcétera se les niega la condición de crímenes contra la humanidad alegando, para justificar la infamia, que la ley penal no puede aplicarse con carácter retroactivo y olvidando, también para justificar la infamia, que al no prescribir jamás tales delitos, pues nadie legítimamente puede hablar en nombre de la humanidad, toda institución jurídica ostenta la ineludible obligación de perseguirlos “in saecula saeculorum”. Es más, y terriblemente más, negando esa aplicación retroactiva al delito de genocidio estarán declarando nulos por vía “de facto” los mismos “Juicios de Núremberg”, y absolviendo “post mortem” a todo condenado en ellos por esos horrendos crímenes. Los implacables asesinos de 5.934.000 judíos (1.500.000 con menos de 12 años), de 3.500.000 soviéticos prisioneros de guerra, de 1.900.000 polacos, de 1.670.000 eslavos, de 1.500.000 gitanos, de 500.000 minusválidos (más 300.000 esterilizados), de 200.000 masones, de 15.000 homosexuales (más cientos castrados por orden judicial), de 5.000 testigos de Jehová, de… serán “de facto” declarados “inocentes”. Sus crímenes fueron legales, amparados plenamente por el ordenamiento jurídico de la Alemania nazi, y únicamente fue posible condenarlos tras derogarlo con la rendición incondicional del régimen hitleriano. Con la victoria la legislación penal Aliada se impuso, y se aplicó retroactivamente en esa Alemania destruida en todos los sentidos. ¿Qué haremos las izquierdas cuando semejante aberración de lo Justo vea la luz?. ¿Seguiremos anclados a un sillón y al sueldo de un Parlamento que ya hace tiempo dejó de representar a este pueblo?. ¿Seguiremos anclados a un “bla, bla, bla…” y a un “que me voy a la calle”, poniendo el pie en la acera para después volver a retirarlo, salmodiando incesantemente una estrategia que ya hace tiempo todos vemos asimismo como inútil?. ¿Seguiremos convocando movilizaciones atomizadas que por así serlo y por ser dirigidas bajo el indiscutible y cobarde lema del “peace and love” garanticen más cadáveres que victorias y servir mejor al opresor que al oprimido?. ¿Seguiremos…?

    Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.