Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

A pesar de los dólares de Washington y Miami, la “oposición” cubana está en crisis, reconoce AP

Compartir

Solo tres de treinta personas entrevistadas por AP dijeron conocer a la bloguera Yoani Sánchez, tan celebrada por la prensa comercial y cubierta de euros por sus patrocinadores yanquis y europeos.

Aunque no se refiere a todas las formas de apoyo de Washington a través de la USAID y de sus “servicios”, y que retoma elementos de la usual propaganda anticubana, este articulo de la agencia norteamericana Associated Press reconoce que la oposición mercenaria en Cuba ni tiene audiencia ni influencia, que sus jefes se encuentren desorientados, y que no logró cumplir con las instrucciones recibidas del exterior de provocar en Cuba una “primavera arabe”.

Las “Damas de Blanco” ni tienen detenidos que reclamar, Yoani Sánchez es desconocida del público cubano y, como siempre fue, los “opositores” subsidiados no tienen gran cosa que proponer a los cubanos cuyo Gobierno está enfrascado en toda una serie de reformas que sí tienen la atención del pueblo. (CI)

PAUL HAVEN y ANDREA RODRIGUEZ – LA HABANA — Cuando se formaron las “Damas de Blanco” en protesta por el encarcelamiento de activistas y periodistas cubanos en el 2003, la misión de este grupo de mujeres era simple: lograr la libertad de sus seres queridos.esde entonces cada domingo después de misa, las Damas marchan en un tranquilo barrio de La Habana, vestidas todas de blanco y blandiendo flores. En ocasiones, son enfrentadas por grupos pro-oficialistas que les insultan y gritan lemas a favor del gobierno.

Pero hace unos meses, un acuerdo entre el presidente Raúl Castro y la Iglesia Católica logró la libertad de todos los esposos y permitió a varios de ellos salir al exilio en España, dejando a las cárceles cubanas vacías de lo que Amnistía Internacional considera “prisioneros de conciencia”.

El triunfo fue un sueño hecho realidad para las Damas de Blanco, pero al mismo tiempo las dejó sin causa y sin algunos de sus personajes más conocidos.

Ahora, ellas y el resto de la comunidad disidente se encuentran en una encrucijada, con el reto de redefinirse y de lograr el apoyo de una sociedad que nunca ha parecido particularmente receptiva o siquiera enterada de su mensaje.

En entrevistas con la AP, los opositores reconocieron los obstáculos, pero insistieron en que seguirán buscando mayores libertades. De hecho, están ampliando su actividad, llevando las protestas al interior de Cuba.

“Vamos a seguir… al final cada uno de nosotros está defendiendo sus derechos”, declaró Elizardo Sánchez, dirigente de una organización de derechos humanos y considerado uno de los principales voceros de la oposición.

Hasta ahora, la disidencia cubana, pequeña y fragmentada, no ha podido emular las sublevaciones que ocurrieron en el mundo árabe o siquiera las protestas exigiendo mayor justicia social que sucedieron en Gran Bretaña, Grecia y España. Y aunque quizás falta libertad política en un país que fue gobernado por uno y otro de los hermanos Castro por más de 50 años, el gobierno dejó parcialmente sin argumento al movimiento al permitir también en los últimos meses mayores oportunidades económicas, y al prometer que habrían pronto más reformas.

“La oposición se encuentra en un proceso de redefinición, una especie de redefinición caótica, no digo decadente, sino que en sentido general les falta paradigma”, declaró Manuel Cuesta, un historiador disidente. “Tiene un desafío, no sólo tener un proyecto de país, sino conectarlo con la gente”.

Cuesta afirmó que algunos opositores comenzaron a debatir nuevamente un plan político.

Uno de los disidentes más conocidos, Oswaldo Payá, emitió en julio un manifiesto en que recomendaba un diálogo nacional y un sistema político que permita una diversidad de partidos.

“Hay como una conjura para decir que la disidencia no tiene proyecto, sí lo tenemos”, protestó Payá ante la AP.

Pero otro asunto es si su mensaje se ganará el apoyo de los cubanos comunes o si siquiera les llegará.

En Cuba es común encontrar gente descontenta con la realidad del país, pero pocos consideran a los disidentes como una alternativa real.

“No creo que en Cuba pueda haber una primavera árabe. Cada región, cada país tiene sus peculiaridades”, declaró Ricardo González, uno de los prisioneros políticos liberados en el 2010 luego de aceptar la oferta de irse a España junto con su familia.

Incluso Estados Unidos ha expresado su frustración con la oposición cubana. Un cable diplomático de abril del 2009 difundido por WikiLeaks califica a la disidencia de anticuada, dividida e ignorante del sentir popular.

Un sondeo informal realizado por la AP esta semana en la capital halló que de 30 cubanos consultados al azar, sólo cinco podían identificar a Laura Pollán, la fundadora de las Damas de Blanco. Sólo nueve reconocieron a Guillermo Fariñas, quien realizó una huelga de hambre durante 134 días el año pasado que le valió la atención internacional y el más prestigioso premio de derechos humanos europeo. Sólo tres dijeron conocer a la bloguera Yoani Sánchez.

Elizardo Sánchez, quien no tiene parentesco con Yoani, admitió que el movimiento sigue siendo marginado y es desconocido entre la mayoría de la sociedad cubana, pero culpa de ello a la hegemonía del gobierno.

“El gobierno controla los periódicos, la radio y la televisión y tiene un enorme control social. Cuando tratamos de establecer una conexión viene un electricista, que es el gobierno, y la corta”, expresó.

En semanas recientes, las Damas de Blanco concentraron sus protestas en el este del país, incluyendo Santiago, la segunda ciudad más grande de Cuba, desatando enfrentamientos y detenciones que duraron algunas horas o días.

Sánchez denunció que hubo 2.221 detenciones breves en los primeros ocho meses del 2011, casi el doble del mismo período del 2010. No fue posible confirmar esas cifras de manera independiente, y el gobierno no hizo comentarios.

La prensa oficial de manera rutinaria acusa a los disidentes de mentir o exagerar sobre las medidas que se toman contra ellos.

Un reporte del sitio de internet oficialista Cubadebate señaló este mes que varios nombres en la lista de disidentes encarcelados publicada por Elizardo Sánchez son en realidad falsos pues pertenecen a deportistas peruanos o bolivianos, e incluso uno de un pintor del siglo XVIII.

Sánchez reconoció el error, pero afirma que su personal fue engañado por espías del gobierno que se hicieron pasar por activistas de la oposición, mientras las autoridades sostienen que todos los disidentes son agentes pagados por Washington o grupos de interés de Estados Unidos para desestabilizar el sistema político de la isla.

Según Sánchez la oposición se ha extendido al oriente porque allí las condiciones económicas son peores que en la capital, comparando la situación con madera seca a la espera de una chispa.

El próximo de estos enfrentamiento podría ocurrir el sábado, día de la Virgen de Mercedes, santa patrona de los prisioneros, que fue un día de protesta para las Damas, cuando sus esposos estaban presos.

Los disidentes advirtieron que de todas formas marcharán, y anticiparon una reacción del gobierno.

En las semanas recientes, las Damas de Blanco han centrado sus demandas en la liberación de 50 otros prisioneros, que son menos conocidos y que están tras las rejas por delitos a veces violentos, aunque políticamente motivados, como sabotaje y secuestro de naves. Ello los descalifica de ser considerados “prisioneros de conciencia ” por Amnistía Internacional.

Pollán dijo a la AP que seguirán marchando hasta que todos los presos estén libres.

“Seguimos con el objetivo de obtener la libertad de los presos, sabemos que mientras esté este gobierno habrá presos, porque han excarcelado a muchos pero encarcelan a otros, es el cuento de nunca acabar”, expresó.

Los corresponsales de la AP Anne-Marie García en La Habana y Jorge Sainz en Madrid contribuyeron a este reportaje.

Paul Haven puede ser localizado en http://www.twitter.com/paulhaven

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.