Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Wikileaks: EE.UU. espía descaradamente a sus adversarios y a sus mejores amigos

Agencias / Contrainjerencia.- Los 250.000 documentos filtrados hoy por el sitio web Wikileaks detallan “ciertos movimientos de Estados Unidos durante el golpe de Estado que destituyó a Manuel Zelaya en Honduras”, revela el diario español El País, uno de los periódicos que – sospechosamente  – maneja este material sumamente sensible para la CIA.

Los ficheros publicados enseñan que el Gobierno de Estados Unidos orienta sus diplomáticos a espiar todo lo que se mueve en el mundo político internacional desde sus mejores aliados hasta sus peores adversarios.

“Los cables prueban la intensa actividad de ese país para bloquear a Irán, el enorme juego que se desarrolla en torno a China, cuyo predominio en Asia se da casi por aceptado, o los esfuerzos por cortejar a países de América Latina para aislar al venezolano Hugo Chávez” escribe textualmente El País

Colmo de la arrogancia imperial, Hillary Clinton cuyo equilibrio emocional no es de proponer como modelo, llego hastasolicitar información sobre el estado de salud mental de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner”, cuyas opciones políticas no reflejan el servilismo esperado por Washington de sus interlocutores.

Las víctimas del trabajo del personal de las agencias de inteligencia van desde el político extranjero con alguna perspectiva de ocupar puestos de importancia hasta y los más altos funcionarios de la ONU, entre ellos el secretario general de ese organismo, Ban Ki-moon.

Wikileaks ha entregado sus “tesoros” a cinco publicaciones – El País (España), The New York Times (EE.UU.), The Guardian (Reino Unido), Der Spiegel (Alemania) y Le Monde (Francia) – y pretende dar a conocer el conjunto hoy domingo a través de su propia web a pesar de los ataques cibernéticos a su servidor que ya había sido agredido esta mañana.

Se observa que ninguno de los organos de prensa nombrados mantiene una actitud crítica hacia Estados Unidos.

Según la información publicada hoy por estos diarios, EE.UU. quería tener casi una ficha policial de las actividades que desarrollaban algunos políticos y altos funcionarios.

En el caso particular de los aspirantes a la presidencia de Paraguay en las elecciones de abril de 2008, el Departamento de Estado pide que de los cuatro aspirantes se recaben datos biométricos, huellas dactilares, fotografías, escáneres del iris, DNA “y otras singularidades” además de los números de las tarjetas de crédito, direcciones de correo, teléfonos y faxes.

El Departamento de Estado pide además a su embajada de Paraguay –entonces encabezada por James Cason, ex jefe de la estacvión de interés yanqui en La Habana – que recaben información sobre las relaciones de Paraguay con Cuba, Venezuela, China, Taiwán y Rusia, “y la existencia de yacimientos de hidrocarburos en la región del Chaco paraguayo”.

También exije información sobre el narcotráfico y la construcción de mezquitas en el país latinoamericano, limítrofe con Argentina, Brasil y Bolivia.

Según establece la normativa de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se considera  como  ilegal la actividad exigida por el Departamento de Estado a su personal en contra de  Ban Ki-moon y otros altos representantes de la organización, de los que se pide detalles sobre la toma de decisiones en torno a los grandes asuntos mundiales.

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.