Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Miami: Valenzuela habla mucho… “pero se mantendrá el embargo contra Cuba”

Arturo Valenzuela.

Por Pedro González Munné – (The Cuban Nation) – Dirigentes políticos y económicos latinoamericanos iniciaron hoy martes en La Florida la reunión anual de dos días sobre asuntos regionales convocada por el Banco Mundial y el diario Miami Herald, uno de los periódicos más derechistas y anti-latinoamericanos de la región, conocido por sus campañas constantes contra Cuba y Venezuela, estando entre los oradores el presidente salvadoreño Mauricio Funes y el secretario de Estado adjunto estadounidense Arturo Valenzuela.
En el tema Cuba, Valenzuela, con un largo currículo académico y nueve libros escritos sobre política de la región, entre otros temas, expresó que para EEUU la liberación de disidentes cubanos es insuficiente: “no es la clase de liberación que en algún sentido, permitiría a Estados Unidos la normalización de las relaciones con Cuba”. Hasta el momento se han indultado 28 presos políticos, pero solamente uno ha sido admitido a territorio norteamericano.
“Hay un cambio ocurriendo en Cuba, todos lo sabemos. En parte presionados por la difícil situación económica que Cuba enfrenta hoy. Tienen varias decisiones qué hacer, y son muy difíciles”, dijo Valenzuela. Los Estados Unidos y Cuba no tienen relaciones diplomáticas y Washington aplicó sanciones comerciales a la isla desde la década de 1960, con un férreo embargo económico y limitaciones a los viajes y remesas familiares de los cubanoamericanos.
Expresó en su intervención de poco más de media hora en el Hotel Biltmore de Coral Gables, una réplica del famoso Hotel Nacional de Cuba que las intenciones de la Administracion Obama eran “tender la mano al pueblo cubano” y “apoyar el incremento de su independencia del estado” en el caso de la economía de la isla controlada mayoritariamente por el Estado.
Se refirió además brevemente al caso del norteamericano Alan Gross, detenido desde Diciembre del año pasado en La Habana cuando distribuía equipos de comunicaciones con una visa de turista, sobre el caso del cual dijo que se estaban haciendo “todos los esfuerzos posibles” por parte del Departamento de Estado para obtener su liberación y no mencionó los rumores de un posible canje por alguno de los Cinco de Miami, espías cubanos condenados en Estados Unidos.
A mi pregunta al Subsecretario de Estado de Obama para asuntos del Hemisferio Occidental, sobre como pretendía un desarrollo económico del pueblo cubano, con un embargo como el que existe por parte de los Estados Unidos hacia Cuba, dijo molesto y levantando su estudiado tono de voz: “Tendrán que ver las autoridades cubanas como van a avanzar en ese tema, somos el quinto social comercial -en ventas a la isla- pero no se contempla el levantamiento del embargo…”
Y con la misma, salió andando.
En los 19 meses desde que la Administracion Obama tomo el poder, su gestión latinoamericana y la de la secretaria de estado la Sra. Hilary Clinton, ha sido lamentable, a pesar de sus visitas a 17 naciones, viajes tan frecuentes como en los tiempos “gloriosos” de Henry Kissinger (1969-1977) , bajo el cual se estimuló el golpe de estado contra el presidente Salvador Allende en Chile y el de Jorge Videla en Argentina.
Interesante es entonces la expresión del subsecretario Valenzuela de que Estados Unidos se opondría a cualesquiera “intención de expandir regímenes autoritarios y populistas”. En lo económico nada nuevo: el Gigante del Norte pierde terreno a manos de China, aunque el 40 por ciento de las exportaciones latinoamericanas se dirigen hacia acá, sobre todo la mitad de la energía consumida.
Más de lo mismo en la agenda, penetración, subversión, embargo y rabietas: nada de una política coherente hacia Cuba.
Al menos el café de la conferencia estaba pasable.

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.