Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Estados Unidos: millones de indocumentados latinoamericanos ven arrebados sus sueños

PL.- Washington, 18 de noviembre.- Más de 11 millones de inmigrantes en Estados Unidos postergan hoy sus sueños ante la postura demócrata de dar luz verde a un proyecto independiente para conceder la residencia sólo a jóvenes y de forma condicionada.

Serán elegibles los graduados en la secundaria, que mantengan una conducta intachable y estén inscritos en las fuerzas armadas o en la universidad, según el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, reporta el diario La Opinión.

La propuesta legislativa pretende otorgar residencia legal permanente a 2,5 millones de inmigrantes que entraron a Estados Unidos cuando tenían 16 años de edad o menos y llevan como mínimo cinco años en este país.

El resto de los inmigrantes deberá esperar dos ó tres años más por una reforma migratoria de mayor cobertura.

El “Dream Act”, como llaman al plan, es una iniciativa demócrata que se presentará en diciembre en el Senado con la anuencia del presidente Barack Obama, tras el receso del Congreso que comenzará el 24 de noviembre.

“Si hay un proyecto de ley bipartidista que tiene sentido para nuestro país económicamente, para la seguridad nacional y uno que refleje nuestros valores como nación, es el Dream Act”, alegó Reid al rotativo de Los Ángeles.

Un nuevo sondeo de Lake Research Partners para America’s Voice arrojó que el 66 por ciento de los estadounidenses apoya el Dream Act.

Los demócratas se inclinan por una unión de partidos en el voto, aunque los senadores Kay Bailey Hutchison y John McCain, declararon que no darán su apoyo, reporta Univisión.

Funcionarios de la administración Obama aseguraron estar trabajando estrechamente con los grupos pro inmigrantes, el caucus hispano y otros aliados.

“Espero que nuestros colegas republicanos se unan a mí, al senador Richard Durbin y a los demócratas para aprobar esta importante ley, sobre todo ahora que es un proyecto individual y la temporada electoral ha terminado”, indicó Reid.

Jóvenes como Jessica Colotl, una estudiante indocumentada de Georgia, cifran sus esperanzas en el DREAM Act o en la reforma migratoria, “algo tiene que suceder”, dijo a La Opinión vía telefónica.

Las promesas se deben tomar en serio y es tiempo de que todos estos líderes políticos tomen acción y hagan un trabajo justo para todos, afirmó Colotl.

Para muchos el “Dream Act” avanza como un escenario más de pugnas entre demócratas y republicanos, que se tildan entre sí como “oportunistas políticos” y “antiinmigrantes”.

De ganar mayoría en diciembre próximo, la propuesta demócrata sería “del lobo un pelo” en términos migratorios en Estados Unidos, aunque condicionado a intereses muy estadounidenses.

Los comentarios se han cerrado.