Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

150 centros de rehabilitación de víctimas de la tortura piden a Barack Obama juzgar a Bush

Barack Obama(RT) – Cerca de 150 centros de rehabilitación para víctimas de la tortura en 73 países llamaron a Barack Obama a procesar al ex presidente de EE. UU. George W. Bush, quien sigue apoyando abiertamente este delito contra la humanidad.

En una carta abierta, los expertos y los miembros del Comité Ejecutivo del Consejo Internacional de Rehabilitación para Víctimas de la Tortura pidieron a Obama que “cumpla con los compromisos pertinentes de EE. UU., para asegurarse de que todas las personas sometidas a torturas en cárceles de EE. UU. puedan recibir reparación, incluyendo la adecuada asistencia médica y psicológica”. Así lo informó ITAR-TASS.

Hace una semana, el ex presidente de los EE. UU. en una entrevista con la cadena NBC defendió la práctica de la tortura de prisioneros en su gobierno, incluyendo el ahogamiento simulado. Bush afirmó que, según él, estos métodos son legales: “puedo decir una cosa, el uso de estos métodos salvó vidas”, dijo, haciendo hincapié en que habría tomado exactamente la misma decisión hoy.

Las personas que firmaron la carta abierta declaran que “la tortura es una de las más graves violaciones de los Derechos Humanos en el mundo.”

“Nuestra experiencia en la asistencia a las víctimas de la tortura nos permite claramente declarar: la tortura no sólo tiene efectos devastadores en las víctimas y sus familias, sino también en la sociedad en conjunto. En resumen, la tortura es un instrumento de opresión, más que un medio de seguridad”.

De acuerdo a la confesión hecha en 2008 en el Capitolio por el ex director de la CIA Michael Heydenom, entre 2002 y 2006, sus agentes detuvieron e interrogaron a unas 100 personas. Con varios prisioneros se utilizaron métodos extremos.

Por su patre, el informe de la organización estadounidense Médicos por los Derechos Humanos presentó certificados de participación de los médicos de la CIA en experimentos penales que tuvieron lugar después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Como escribió el periódico ‘Rodong Sinmun’ de Corea del Norte, Estados Unidos “no tiene ninguna razón para discutir los problemas de Derechos Humanos en otros países”. La publicación destaca que la lucha de Washington por tales derechos es una “ficción política”: “sirve como pretexto para la injerencia en los asuntos de otros Estados independientes”.

Según ‘Rodong Sinmun’, Estados Unidos es “el principal violador de los derechos humanos”. Esta declaración es parte de una opinión general: durante la pasada reunión del Consejo de Derechos Humanos, la posición de EE. UU. en este ámbito fue duramente criticada.

Los oradores y representantes de varios países consideran que Washington debe llevar a cabo una investigación objetiva de los hechos de tortura de los prisioneros de las cárceles secretas, así como adherirse a los convenios internacionales. A su vez, el representante de Cuba instó a “poner fin al bloqueo” de su país y el representante de Irán exigió la prohibición de la tortura, las cárceles secretas y el abandono de las operaciones militares ilegales.

Los periodistas afirman que EE. UU. debe escuchar la opinión mundial y dejar de asumir el papel de juez supremo de los Derechos Humanos.

Los comentarios se han cerrado.