Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

El Estado argentino de Macri se va de la cadena Telesur

gobierno-de-macri-revisara-la-participacion-de-argentina-en-cadena-telesur_360988

RESUMEN LATINOAMERICANO – Según informa hoy el diario derechista “La Nación”, “El gobierno del presidente Mauricio Macri inició el trámite previsto en el convenio de cooperación con Venezuela para abandonar la empresa propietaria de la señal de noticias chavista”.

El Estado argentino ya no integrará la sociedad propietaria de Telesur, la señal multiestatal de noticias que emite desde Caracas y es manejada por el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro. Con el lema, “nuestro norte es el sur”, la señal -lanzada por el fallecido Hugo Chávez en 2005- nació con el objetivo de ser una voz alternativa al flujo informativo hegemónico y neoliberal, expresando todas las voces del continente y del mundo.

Según La Nación: Tras varias semanas de análisis jurídico, el ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y el secretario de Comunicación Pública, Jorge Grecco, resolvieron abandonar La Nueva Televisión del Sur C.A., la compañía estatal integrada por los gobiernos de Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Uruguay y, hasta ahora, Argentina (que tenía el 16% de las acciones). Lombardi y Grecco confirmaron  que “acordaron iniciar el trámite correspondiente para dar por finalizada la participación del Estado Argentino en Telesur” y notificaron de esa decisión a la ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra.

El diario de la familia Mitre agrega: Lombardi y el secretario de Medios Públicos, Jorge Sigal, mantuvieron varias conversaciones telefónicas con la presidenta de Telesur, Patricia Villegas, para anticiparle la decisión que ya era esperada por el gobierno bolivariano, con el que el presidente Mauricio Macri está enfrentado desde antes de asumir por su reclamo de libertad a los presos políticos en Venezuela. La desvinculación también implica que Telesur dejará de emitirse en la plataforma estatal televisión digital abierta, que llega a más del 80% de los habitantes, y también dejaría de ser de inclusión obligatoria en las grillas de todos cableoperadores del país.

“Nuestro país no tenía ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su gerenciamiento. Esta determinación va en línea con lo que nos hemos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”, resumió las razones de la decisión el ministro Lombardi, que había anticipado este paso en diciembre pasado. La Argentina se convertirá así en el primer socio fundador en salir de Telesur, que en 2015 cumplió su primera década al aire. Se desconoce cuál fue la inversión del Estado argentino en la puesta en marcha del canal -que se distribuye gratuitamente via satélite a América, Europa y Asia y que carece de ingresos publicitarios-, pero en los últimos dos años ese gasto se limitó al mantenimiento de la sucursal de la emisora en Buenos Aires, donde trabajaban unas diez personas.

Mecanismo de desvinculación

El vínculo de la Argentina con Telesur se basa en un convenio de cooperación firmado con Venezuela el 28 de enero de 2005. Según explicaron desde el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, en el apartado primero de aquel convenio la Argentina se comprometió, a través de la entonces Secretaría de Medios de Comunicación de la Jefatura de Gabinete, a suscribir hasta el 20% del capital accionario inicial de Telesur, asumiendo al mismo tiempo una serie de contraprestaciones relativas a la producción de contenidos, a la formación de recursos humanos, a la emisión por enlace satelital de segmentos de noticias, el financiamiento de la corresponsalía de Telesur en la Argentina, la promoción de la distribución de la señal satelital de Telesur en territorio argentino y la designación de los representantes argentinos en la dirección general de Telesur.

En aquel documento se estipuló que el convenio tenía una duración de cinco años desde la fecha de su firma y que ese plazo se prorrogaba automáticamente por iguales períodos a menos que una de las partes notifique a la otra, por escrito y por vía diplomática, por lo menos seis meses antes de la fecha de vencimiento, su intención de darlo por terminado. Esa “terminación surtirá efecto a los seis meses contados a partir de la fecha en que la otra parte sea notificada”, prevé el convenio. “Una vez cumplida la notificación se procederá a dar de baja la sucursal argentina de Telesur que fuera inscripta en la Inspección General de Justicia y registrada en el Registro de Señales de la por entonces Afsca y en la AFIP”, agregaron desde el gobierno del presidente Mauricio Macri.

3 Comentarios

  1. Los vendepatrias como el Sr. Macri creo que consideran que este es el mejor momento para garantizar que sus ultraconservadores puntos de vista sean los que dirijan la politica a seguir en nuestros paises latinoamericanos y el Caribe.
    Esta en todos aquellos que creen honradanmente en la democracia la responsabilidad de impedirlo.

  2. En la actual situación,que la tenemos bien clara,lo más importante es la “calidad” de la respuesta ante los desmanes de los gobiernos rastreros al servicio de la Mafia Global.

    Tristemente de nuestro lado la respuesta ha sido siempre tan AGUADA o,peor aún,casi inexistente que nos deja haciendo un pobre y ridículo papel

  3. Esa es la mejor muestra de cómo entiende el capitalismo, desde su óptica natural y fascistoide al mediatizado supuesto de su LIBERTAD DE EXPRESIÓN. ¿Y, ahora, qué dirá la SIP-CIA? ¿Qué dirá la “Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos? ¿Acaso se dictará una de sus “medidas cautelares”, como se ha dictado contra Ecuador, Venezuela, Bolivia, etc.?

    He allí, de cuerpo entero, la farsa, el embuste, y el engaño alientante de los supuestos que ancarnan SU libertad de expresión.

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.