Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

LUIS BEATON / EEUU: demagogia y anti-democracia

Trumpf

LUIS BEATON / PL – La demagogia y la antidemocracia caracterizan el proceso de elecciones primarias en Estados Unidos a pocos meses de escoger al 45 presidente de ese país.

Una pesquisa de The New York Times/CBS News encontró que el 60 por ciento de los miembros del partido rojo se sienten avergonzados por la carrera del Gran Old Party (GOP), comparado con el 13 por ciento de los demócratas que expresan igual idea sobre la disputa de su partido.

Esto puede ser un medidor de la reacción de los votantes sobre los temas que afloran y como lo presentan candidatos como Donald Trump, y en su contra, la maquinaria partidista.

El magnate neoyorquino sigue en la punta de la carrera pese a que su mensaje sea irracional, xenófobo y sus ideas difícilmente puedan llevarse a la práctica (demagogia), a no ser que se acepte, por ejemplo, su plan de deportar a 11 millones de inmigrantes sin papeles.

En este aspecto pesa mucho que solamente en impuestos los inmigrantes contribuyen con 11.64 billones al año en todo el país, pagan mucho en gravámenes, ocho por ciento, superior al 5,4 por ciento que los estadounidenses con altos ingresos.

En el terreno de las primarias de los identificados con el elefante, salta a la vista la antidemocracia persistente en un país que se afana en imponerle su sistema a otros.

Los temores sobre Trump, pese a que reune a millones de seguidores, llevan a la maquinaria partidista a desconocerlo como representante de las aspiraciones de un amplio sector estadounidense, ya sea de los críticos de la política en Washington o de los xenófobos que están contra los inmigrantes, sin importar de donde provengan.

En ese sentido, ya varios de los asistentes a la próxima convención republicana del 18 al 21 de julio en Cleveland, Ohio, manifiestan que se sienten presionados cuando los líderes partidistas hablan de una convención que se diseña para impedir la nominación del llamado showman neoyorquino, sin importar que este obtuviese el respaldo de los votantes en las primarias.

Hasta ahora las normas fijan que los delegados ganados en las primarias están obligados a votar por el aspirante, al menos en la primera vuelta de votaciones.

De eso no resultar, algo posible si Trump no alcanza el número mágico, se abre un proceso en el cual no necesariamente el voto iría hacia Trump, el senador Ted Cruz (Texas) o el gobernador de Ohio, John Kasich, los tres aspirantes aún en la liza.

Según estimados, Trump todavía puede llegar a Ohio con los delegados necesarios y evitar una convención caótica e impugnada por sus partidarios.

De quedarse corto, tanto Cruz como Kasich pueden tener un respaldo que frene a Trump, aunque en una votación posterior o en otras más, difícilmente alguno de los tres salga al frente, lo que abriría la boleta a figuras como el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan o el perdedor y excandidato en 2012 Mitt Romney.

Recientemente, Trump alertó sobre estas maniobras y apuntó que si se queda por debajo en 20 o 100 delegados, el Partido debería nominarlo, a la vez que advirtió sobre la reacción de sus millones de seguidores en contra de una maniobra.

En la actualidad hay cerca de 200 delegados no comprometidos que pueden inclinar la balanza y evitar que otras figuras puedan emerger como alternativas.

Como muestra de lo antidemocrático que es el proceso, Curly Haugland, un delegado no comprometido de Dakota del Norte, en declaraciones a la NBC afirmó que son los delegados lo que deciden el nominado y no los electores populares de las primarias.

Haugland defiende el derecho de los miembros del partido para elegir al candidato, en lugar de la entrega de esa responsabilidad a los votantes en las primarias abiertas donde cualquiera puede participar, según dijo, lo que según críticos muestra la esencia de los valores que se quiere imponer a otras naciones.

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.