Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Colombia: los financiadores del paramilitarismo; el caso Uribe Vélez

3abdb0004eb349988eb30e27183f7c82_L

HORACIO DUQUE / ANNCOL – La justica para la paz impedirá que los crímenes de los poderosos oligarcas financiadores del paramilitarismo y sus masacres queden en la impunidad. Esperamos pronta justicia en el caso de Santiago Uribe Vélez, creador del grupo paramilitar de los 12 apóstoles en Antioquia, también en la situación de 13 mil investigaciones paralizadas en la Fiscalía.

El Presidente Juan Manuel Santos, en reciente intervención ha señalado que la justicia para la paz  acordada con las Farc el 15 de diciembre del 2015, en el marco de los diálogos de la Mesa de La Habana, incluye un conjunto de criterios y principios para el juzgamiento y sanción de las personas articuladas a la violencia contra la población civil mediante la financiación de los grupos paramilitares.

Se trata de poderosos empresarios, terratenientes, comerciantes, multinacionales, banqueros, políticos, gobernadores, alcaldes, senadores, los cuales canalizaron multimillonarias cifras monetarias para apalancar y financiar las feroces bandas criminales responsables de masacres, homicidios, desapariciones y torturas.

En la actualidad hay más de 13 mil investigaciones por tales hechos en la fiscalía y su gestión se caracteriza por la lentitud y corrupción de los funcionarios encargados de la investigación e instrucción correspondiente.

La parte de justicia del acuerdo sobre los derechos de las victimas establece en su numeral 40 que: “el componente de justicia del Sistema Integral de verdad, justicia, reparación, y no repetición se aplicará a todos los que participaron de manera directa o indirecta en el conflicto armado.

“Serán de competencia de la jurisdicción especial para la paz las conductas de financiación o colaboración con los grupos paramilitares, que no sean resultado de coacciones, respecto de aquellas personas que tuvieron una participación determinante o habitual en la comisión de los crímenes competencia de ésta jurisdicción, según lo establecido en el numeral 40 (que detalla los delitos de lesa humanidad, el genocidio, los graves crímenes de guerra, etc. ), salvo que previamente hubieren sido condenadas por la justicia por esas mismas conductas. Los órganos de la JEP decidirán, según el caso, el procedimiento apropiado. De conformidad con el numeral 48 (t) y el 58 (e) serán llamados a comparecer ante la Jurisdicción Especial para la Paz, por parte de la Sección de Revisión del Tribunal, aquellas personas que hubieran tenido una participación determinante en una de las conductas de que trata el numeral 40 y no hubieren comparecido previamente ante la Sala de Verdad y Reconocimiento.

“En el espíritu del acuerdo, la Justicia Especial de Paz/JEP se concentrará en aquellos civiles con participación determinante en crímenes de guerra o delitos de lesa humanidad”.

Tal vez el caso más importante, entre muchos, de estos financiadores del paramilitarismo que deben responder ante la Justicia de Paz, es el del hermano del señor Álvaro Uribe Vélez, Santiago Uribe Vélez, el creador y financiador del grupo paraco los “12 apóstoles”, en los municipios de Yarumal y Santa Rosa de osos, departamento de Antioquia, en los años de 1993 y 1994.

El proceso judicial contra este individuo ha estado estancado por años en la Fiscalía con riesgos bastante grandes de que termine en la impunidad debido a las presiones, sobornos y amenazas de su influyente pariente.

Solo la acción de unos magistrados independientes como los del Tribunal de Justicia para la paz que se creara con la finalización de la guerra, garantiza que se llegue a una sanción ejemplar para resarcir los derechos de miles de campesinos víctimas de las tropelías del paramilitarismo uribista.

1 Comentario

  1. Señor (a)
    DIRECTOR
    CONTRAINJERENCIA
    E.S.D.

    Señor Director:

    Por desventura El mundo maneja la información hacia la desinformación y en eso Colombia lamentablemente es pionera a nivel mundial, la razón país es el único país del mundo donde con apariencia de democracia se ha limitado por años los derechos civiles y políticos del pueblo el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, el asesinato de más de 4000 militantes de la UP y la feroz persecución contra Alvaro Uribe Vélez así lo demuestran. Según se ha dicho en Colombia EEUU al parecer presuntamente se ha aliado con los CACAOS ( empresarios que han amasado grandes fortunas por presuntamente vivir del erario publico y al parecer presuntamente sobornar al congreso, las cortes y los entes públicos para hacer que el estado y el erario publico vaya a sus bolsillos y de las multinacionales de EEUU y la UE como . GRUPO CORONA, GRUPO DAVIVIENDA-BOLIVAR-SURA, GRUPO BANCOLOMBIA , GRUPO LUIS CARLOS SARMIENTO ANGULO, GRUPO SANTO DOMINGO, GRUPO ANTIOQUEÑO, GRUPO NUTRESA)

    Por esa corriente de la información hacia la desinformación de los pueblos promovida al parecer por Inglaterra, España y EEUU es que se ha hecho creer al mundo que el creador del paramilitarismo en Colombia era el señor ALVARO URIBE, pero las páginas de la historia en Colombia registran otras verdades históricas.

    Los paramilitares nacieron en Colombia en En el gobierno de César Gaviria, siendo al parecer idea de su VICEpresidente el señor JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN y del Gobierno de EEUU crear las CONVIVIR y grupos armados feroces para acabar con el cartel de Medellín y de calí y poder al parecer la CIA concentrar tal comercio en las farc , pues según este grupo la CIA es quien maneja este mercado para obtener recursos para promover grupos armados en los paises para que siembren el caos y venga luego EEUU e Inglaterra como los salvadores a apoderarse de los paises y montar a las multinacionales como las dueñas de la tierra y los medios de producción y pueda de esta forma la corona inglesa seguir de zanganos viviendo de los demás, hecho que se podría tolerar para Inglaterra que nacieron con la extraña convicción de creer que los presuntos miembros de la nobleza son seres celestiales pero gozan de las virtudes humanos comer, dormir e ir al baño por salud.

    Alguien dijo en un ascensor que la confusión de sindicar de paramilitar al señor Santiago Uribe, deviene al parecer del Hecho de que al parecer presuntamente en las filas de la s farc a Juan Manuel Santos se le conoce con el alias de SANTIAGO, y al parecer la policía al divulgar la información sobre los paras y encontrar en los presuntos documentos de reserva que Santiago era el creador de los paras apuntaron hacia Santiago Uribe, para Ocultar la presunta verdad real de que ALIAS SANTIAGO le habia dado nacimiento a los PARAS con el Gobierno de EEUU a traves de la banda de los Pepes, y fue en el gobierno de Sámper en que al parecer ALIAS SANTIAGO habría al parecer presuntamente con EEUU imprimirles fuerza y dinero a los PEPES para que se convirtieran en la fuerza criminal contra las FARC.

    Extinguidos el cártel de Cali y el de Medellín y al parecer LOS PARAS con la fortuna de estos con EEUU, entonces se afianza al parecer la alianza con EEUU para acabar a LOS PARAS pero al parecer crean otro grupo más criminal LAS BACRIM que son más de mil y al parecer opera una por cada municipio y al parecer presuntamente son creada por alias Santiago, EEUU y lOS CACAOS para desplazar al pueblo colombiano de sus bienes y empresa y poder montar EEUU a las MULTINACIONALES y LOS CACAOS como dueños de la tierra y de los medios de producción del Estado Colombiano.

    Se dijo además que al parecer EL TIEMPO medio de comunicación donde es accionista ALIAS SANTIAGO al parecer se encargó de divulgar la falaz información en el mundo de que ALVARO URIBE Y SANTIAGO su hermano eran los creadores de los paras, para ocultar como se dice en Colombia que Alias Santiago era el presunto alias de Juan Manuel Santos , EEUU al parecer sabedor de tal verdad, procedió a montar en el gobierno Uribe desde el ministerio manejado por alias Santiago el presunto montaje de las chuzadas y de los falsos positivos plataformas desde las que pretendían acabar con EL DAS y concentran en la Fiscalía todo la seguridad de Colombia y esta dirigir la Policía para ser un ente similar al montado en EEUU donde la Justicia penal al parecer opera para llenar una estadística que acredite envio de presupuesto y para llevar a la cárcel a negros y latinos que no son dignos dela presunta raza aria que hoy promueven como movimiento social el neoliberalismo impulsado por las cortes europeas y EEUU donde pretenden legalizar la marihuana como medio de uso de los campos de concentración que hacen posible la extinción de la humanidad sin invertir en hornos crematorios que hizo Hitler y se presente al mundo su muerte como originadas por el vicio escondiéndose al parecer que es Inglaterra , Holanda y EEUU los que promueven este presunto tráfico de drogas para extinguir a los musulmanes, los cristianos, los negros que con sus conceptos de que la tierra de sus países no puede ser entregada a los invasores EEUU y la UE entonces frenan el proyecto del estado comunista global que promueve EEUU y la UE donde se presume que el poder mundial se concentra en las coronas europeas que han visto como tabla de salvación la promoción del neoliberalismo para no tener que trabajar y vivir de la destrucción de los humanos y de los estados de derecho actuales y lograr que la propiedad de la tierra y los medios de producción de los estados y pueblos destruidos queden en sus multinacionales.

    Las FARC como presunta tabla han asumido por años hechos que no cometieron al parecer como la masacre del NOGAL que al parecer fue promovida en contra del señor ANTONIO ROBAYO dueño de KOKORICO y otras empresas quien al parecer habria adquirido de la CIA años antes el DOSSIER de la muerte de Gaitán que incriminaba al parecer a los hermanos castro y al parecer presuntamente a EL TIEMPO, según se dijo e se día en ese ascensor.

    HOy al parecer en Colombia EEUU y ALIAS SANTIAGO promueven en Colombia la farsa del proceso de paz para bajo tal contexto destruir el estado colombiano y convertir a Colombia en Colonia del Estado Comunista global, y al parecer la verdadera actuación de las FARC en este novelón es el de aceptar que son los responsables del narcotráfico que al parecer según se dice en las calles lo maneja al parecer en Colombia el señor Sarmiento Angulo a traves de su bancos con el BBVA de España en asociación con EEUU e Inglaterra. Y que al parecer todos los pedimentos de las FARC en ese montaje de proceso de paz fueron elaborados porlos hermanos CASTRO, los hermanos SANTOS, LOS CACAOS y EEUU y que al parecer por dicha actuación las FARC piden que la repartición de la torta del Estado colombiano les den unos carguitos burocráticos y que les entreguen 20 millonarios para ser al igual que las multinacionales y LOS CACAOS y alias Santiago con los actuales congresistas y magistrados los únicos dueños absolutos de la tierra y los medios de producción en Colombia, como presunto premio adicional EEUU, Inglaterra y Holanda al parecer se comprometen para logar que la organización premio nobel le entregue a ALIAS SANTIAGO el premio nobel de la paz.

    Se dijo asimismo ese día que EEUU , Inglaterra y Holanda al advertir que ya el pueblo sabe la verdad de las chuzadas, y los falsos positivos como presunta obra de ALIAS SANTIAGO en contra del señor ALVARO URIBE pues este tanto como Jorge Eliecer Gaitán no contaban con la aprobación de EL TIEMPO y los hermanos Castro de Cuba, y que entonces EEUU para poder dar la estocada final en contra del estado y del pueblo colombiano entonces se idearon que el 4 de Febrero de 2016 se llevaría a cabo en EEUU una pachanga con los expresidentes George Bush, Bill Clinton y con el anfitrión el Doctor Obama e invitarían a los expresidentes Andrés Pastrana y Alvaro Uribe y el presidente Santos ( alias Santiago) para que de esta forma URIBE perdone las ofensas de haber confundido a su hermano SANTIAGO con ALIAS SANTIAGO creador de las auc con EEUU y perdone que al parecer ALIAS SANTIAGO con EEUU y la UE hayan montado el montaje de las chuzadas y los falsos positivos en contra de su imagen, luego de tres presuntos infructuosos golpes de estado en su contra para derribarlo y poder acelerar EEUU y la UE la invasión a Colombia, la destrucción del Estado colombiano y el despojo y el desplazamiento masivo del pueblo colombiano impulsado con ferocidad y ahinco desde hace cinco años bajo la fachada de la ley de victimas, con la que se pretendía ocultar el despojo que hace el gobierno de alias santiago con EEUU, LOS CACAOS y su engendro lAS BACRIM para apoderarse de Colombia.

    Señor Director, su diario se llama CONTRAINJERENCIA y eso según se entiende supone que no apoye la injerencia de EEUU y la UE en ningún estado del mundo, pero de éste articulo se desprende que apoya a EEUU , a la UE y alias santiago presunto instrumento de EEUU y la corona británica para destruir al estado colombiano como lo hizo con Irak y convertir al pueblo colombiano en sus esclavos que deben adorar ala señora Chava y su presunta corte como si fuera un cuerpo celestial a pesar de ser una mortal que come y va al baño.}

    Señor Director en Colombia existe el dicho de que si no se puede ayudar a alguien por lo menos no ayude a hundirla y eso es lo que se le pide en este momento que desde las páginas de su diario se publique la verdad histórica que que los paras fueron creados por EEUU, y alias santiago en el gobierno de César gaviria y por un presunto error consciente de EL TIEMPO se ha pretendido asimilar a ALIAS SANTIAGO con SANTIAGO URIBE y señalar que el grupo de los 12 apostoles como presuntos bastiones de SANTIAGO URIBE para pretender ocultar que los 12 APOSTOLES son los mismos CACAOS o 12 grupos de presuntos empresarios colombianos que ha usado EEUU e INGLATERRA para crear el caos en Colombia y luego invadirla bajo el montaje del plan Colombia que no era sino la plataforma para poder concretar el dominio nazi de EEUU y la UE en Colombia.

    Agradezco en verdad que este diario rectifique la desinformación de la información que al parecer de buena fe pudo haber divulgado en contra de la realidad histórica, y presentar al parecer las informaciones maquilladas que envia EL TIEMPO, EL ESPECTADOR y el gobierno Santos que al parecer con los dolaritos de ayuda del gobierno yanqui a Colombia se llenan presuntamente los bolsillos de los medios para presentar como se dijo a ALIAS SANTIAGo como el presunto apóstol de la paz y a SANTIAGO URIBE como del grupo de los 12 apostoles quitándole al parecer los crédítos a los verdaderos 12 apostoles según se dice en las calles LOS CACAOS.

    Señor Director no se puede seguir apoyando la destrucción de los estados bajo falsos procesos de paz, no se puede apoyar la invasión de los pueblos promovida por EEUU y la UE para imponer a sus multinacionales y asus calanchines o presuntos comisionistas como se dice en Colombia de los CACAOS como dueños de la tierra y de los medios de producción del Estado colombiano y del pueblo colombiano, lo s medios deben promover la abolición de las monarquias germen de todo el presunto mal que hoy sufre la humanidad y el planeta asi como los medios deben promover que en EEUU nazcan mas partidos y acabar con la ingobernabilidad de ese pais lo que ha generado que sus presidentes ante la ausencia de poder, se dediquen a destruir los demás estados en lugar de por lo menos saltar lazo o hacer lagartijas como forma de matar el tiempo y por lo menos fortalecer su cuerpo físico y mental.

    Esa ideas neo nazi de la clase aria que promueve el neoliberalismo es una idea más destructiva que la Hitler por lo que al parecer sugiere que el catecismo de Hitler acuñado en su folleto Mi lucha tal vez se ha modernizado y actualizado; solo queda en medios como éste levantar la conciencia de los pueblos para evitar la destrucción del planeta y del mundo, pues no se pueden resignar los pueblos a adorar a falsos dioses y aceptar falsas verdades.

    Señor Director, Colombia tiene una visión el mundo del cuento de alicia en el pais de las maravillas del proceso de la paz que es falso y la realidad del pueblo que sufre la al parecer presuntamente la guerra del actual gobierno contra el pueblo colombiano para quitarle sus bienes y empresas y dejar limpio al estado colombiano y a merced de las políticas neonazis del neoliberalismo y bajo el poder de EEUU y las coronas europeas sus presuntos salvadores.

    Señor Director que el señor Lo ilumine y lo asista

    Señor Director un año 2016 lleno de bendiciones .

    Señor Director,atentamente,

    MARTHA ROMERO Fdo. Art. 83 CN
    .

    marzo 03, 2014
    Agustin-Escandon-Pena
    “Los guerrilleros del Chicó, ¿coronaron?”
    Hace varios años, los hermanos Santos Calderón, Enrique y Juan Manuel, despertaron la monotonía bogotana, con la revista Alternativa, de franco corte izquierdista, autoidentificándose como los “Guerrilleros del Chic´o”, siendo periodistas y herederos de El Tiempo.

    Juan Manuel recibió a Colombia de la mano firme y generosa de Álvaro Uribe Vélez. Inocultable que el país estaba en su mejor época.

    Enrique, dentro de la lógica de sus viejos afectos y admiraciones, se radicó discretamente en la isla de los hermanos Castro. Juan Manuel involucionó rápidamente, declaró sin rubor como su mejor amigo al dictador Hugo Chávez-Maduro.

    La guerrilla narcotraficante de las Farc recibió oferta desmesurada de paz y reingresó a donde se percibió el maquiavelismo fraterno de Enrique, con la determinación colombiana de acogerse a La Habana, en una discusión de plenipotenciarios que diariamente se desdibujan por falta de talento.

    Las Farc diariamente asesina soldados colombianos en cumplimiento de sus funciones, mientras el Primer Mandatario desconoce la realidad y sueña con un Nóbel cada día más esquivo y menos justo.

    Las encuestas que han suplido los análisis de conocimiento y carácter, muestran escepticismo y desconfianza. Surge un elemento desestabilizador del gobierno Santos.

    La mermelada compra y paga bien conciencias. Todo no se ha perdido, aún faltan las elecciones del 9 de marzo escogiendo Cámara y Senado. ¿Llegará la primavera que necesitamos?

    Sobre la propuesta de James A. Robinson de abandonar el campo
    ‘La idea del profesor en economía política generaría una desorganización urbana y un campo dejado a la suerte de las multinacionales’
    Por: Leonardo Chacón | agosto 12, 2015
    Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
    Sobre la propuesta de James A. Robinson de abandonar el campo
    Foto: tomada de internet
    Si bien es cierto que el artículo de James A. Robinson ‘¿Cómo modernizar a Colombia?’ se publicó hace meses en el periódico El Espectador, quiero expresar mis ideas sobre este texto. Yo, como un colombiano que no tiene el prestigio académico de Robinson (solo tengo un título en una carrera profesional. Aunque este nivel educativo en Colombia ya es mucho decir), quiero rebatir algunos de sus planteamientos e incluso complementarlos.

    Considero que Robinson está obviando varias cuestiones importantes en el planteamiento de su tesis. En primer lugar, los ejemplos de otras naciones donde los campesinos abandonaron el campo tal vez no sean los más adecuados. La situación vivida en la Inglaterra del siglo XVIII es muy diferente a la de Colombia en el siglo XXI; Inglaterra estaba a puertas de entrar a la era industrial y la burguesía requería de abundante mano de obra barata. Los campesinos, visualizando mejores oportunidades económicas en el naciente sector industrial, migraron a las urbes para tener una vida mejor. No obstante, las consecuencias negativas de dicho desplazamiento fueron que, mientras el campo quedaba vacío, en las ciudades se empezaron a presentar problemas de hacinamiento, pobreza, inseguridad, insalubridad y prostitución. En las fábricas la seguridad era nula y la explotación laboral, brutal; con más de 15 horas diarias de trabajo, mujeres, hombres y niños manufacturaban y operaban máquinas y herramientas en condiciones inhumanas. No fue ninguna vida próspera ni llena de oportunidades lo que obtuvieron de inmediato los inmigrantes, pasarían varias generaciones para que el trabajo fuera digno en Inglaterra. Por sus causas, esa migración está lejos de ser similar a la que experimenta Colombia, y que Robinson propone, ocurra a raudales. Sin embargo, sí trajo consigo unas consecuencias atroces para los desplazados ingleses que pueden ser extrapoladas a las que sufren los desplazados hoy en Colombia.

    En lo referente a los casos de las islas de Mauricio y Barbados, realizar esta comparación es desconocer el relieve colombiano. Mauricio y Barbados son islas con pequeña extensión y sus otroras economías se basaban en un sector primario restringido por sus geografías. Actividades como la agricultura pudieron diversificarse para el beneficio de los isleños, pero los colonizadores instauraron el monocultivo de la caña de azúcar como único motor económico, limitando a una sola opción el futuro de las personas, y como consecuencia, las nuevas generaciones emigraron buscando diferentes oportunidades. Colombia no es ninguna isla, de hecho, gracias a su posición geográfica, es un país tropical con todos los pisos térmicos, dos océanos, 311 tipos de ecosistemas y, junto con Brasil, con la mayor biodiversidad del planeta, de acuerdo con el Instituto Humboldt. Por tal motivo, el sector primario en Colombia abarca una amplia gama de sectores que cobija, en muchas ocasiones, a productores independientes y de pequeña escala. Incluso, ante tal diversidad, hay sectores en auge o sin explotar. Los colombianos estamos privilegiados por el hecho de poder consumir una gran cantidad de productos locales. Si las políticas agriarias fueran diferentes, los campesinos tendrían muchas más oportunidades y opciones de vida sin necesidad de trasladarse a las urbes.

    En segundo lugar, concuerdo con Robinson al afirmar que el Estado tiene un vacío institucional, de servicios y de autoridad en el campo, y al cuestionarse sobre si este tiene la intención de ayudar a los campesinos con una reforma agraria contundente. Pero Robinson, al plantear que los campesinos se muden a las ciudades, deja en suspenso sobre quién gestionará dichos procesos para garantizar que se vele por la protección de sus derechos y el mejoramiento de la calidad de vida. ¿El Estado tendría la voluntad de tomar las riendas sobre programas y/o proyectos integrales que aseguren unas condiciones dignas y un entorno de mayores oportunidades y educación para los nuevos citadinos? ¿O más bien sugiere que cada quien vaya por su cuenta e intente forjarse el mejor futuro posible? ¿Acaso también no hay ausencia de instituciones, autoridad y bienes y servicios públicos en muchas áreas urbanas periféricas y marginales?

    Considero que los campesinos están en una gran desventaja cuando arriban a las ciudades. Sus antiguas labores rurales son prácticamente obsoletas en las urbes, ya que lo que se requiere con urgencia son operarios, técnicos, tecnólogos y profesionales. Por otro lado, el mismo Robinson reconoce que la educación en las ciudades es mejor, entonces ¿cómo se garantizará que los hijos de los campesinos se igualen y acoplen a los niveles educativos citadinos? Los jóvenes desplazados al tener limitaciones académicas, ¿cómo podrán competir con sus homólogos urbanos por un puesto en la educación superior pública? Y ni hablar de los inconvenientes para ingresar a la privada.

    Pienso que la solución de Robinson, al no estar atravesada por un carácter estatal, lo que generará es una desorganización urbana y un campo dejado a la suerte de las multinacionales salvaguardadas por el Tratado de Libre Comercio (TLC).

    Según la Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el crecimiento urbano en Europa y América del Norte tomó siglos y fue propiciado por la industrialización y el aumento de los ingresos per cápita; en el caso de los países en desarrollo, el crecimiento urbano es acelerado y una de las causas es el desplazamiento de personas de zonas rurales que escapan delhambre y la inseguridad. Por ende, las municipalidades no han respondido con la celeridad necesaria para organizar sus territorios. El resultado ha sido la conformación de extensos asentamientos precarios, informales e inseguros, como los que se encuentran las ciudades colombianas. Asimismo, las consecuencias de un campo abandonado repercutirán en las zonas urbanas. Los citadinos solemos pensar que las urbes son pequeñas autarquías, pero la realidad es que funcionan gracias al campo. Los alimentos y materias primas necesarias para mover el engranaje interno de las ciudades provienen de las afueras. Entonces, ¿cómo se sustentarán las ciudades? Una de las soluciones la ha implementado el último gobierno con la firma del TLC, al parecer. Pero ¿será la mejor medida?

    Tal vez un modelo que no solo complementa, sino que también es sinérgico con la solución de Robinson, sea la ejecución de la agricultura urbana y periurbana. La FAO la define como cultivos de plantas y cría de animales en el interior y en los alrededores de las ciudades, que proporcionan productos alimentarios de distintos tipos, así como productos no alimentarios (plantas aromáticas y medicinales, plantas ornamentales, productos de los árboles). Esta propuesta podría considerarse más benevolente con los campesinos, mientras que de manera conjunta se elaboran y gestionan estrategias contundentes sobre su inclusión en ámbitos laborales y educativos. Además, las personas seguirían consumiendo e incentivando los productos locales.

    —–

    Cinismo: Obama invita a Santos, Uribe y Pastrana a la Casa Blanca para “celebrar” 15 años de la estrategia de ocupación del Plan Colombia
    Jueves, 17 Diciembre 2015

    inCompartir

    No es más que leer el último libro del periodista Germán Castro Caycedo, Nuestra guerra ajena (Editorial Planeta, 2014), para entender minuciosa y detalladamente lo que fue el malhadado Plan Colombia, puesto en marcha por Washington con la total anuencia del gobierno neoliberal de Andrés Pastrana Arango (1998-2002). En efecto, dicho Plan que en Colombia se vendió como “ayuda” norteamericana, no fue más que una estrategia de ocupación, la entrega de la soberanía nacional, la presencia de mercenarios norteamericanos y con ellos el desconocimiento atroz de derechos humanos, como la violación de 52 niñas en los alrededores de Melgar (Tolima), la obsecuencia total de las Fuerzas Militares colombianas al Comando Sur de los Estados Unidos, e incluso, como en su momento lo denunció el senador del Polo Democrático Alternativo, Jorge Enrique Robledo, la imposición del expoliador Tratado de Libre Comercio (TLC), que curiosamente, se proyectaba desde entonces en el texto del mencionado plan.

    Con esa estrategia, Estados Unidos convirtió a Colombia en su principal base militar en Latinoamérica y en una óptima plataforma de negocios para sus transnacionales y el capital financiero especulativo.

    Con el cinismo y la desvergüenza que caracteriza a los mandatarios norteamericanos, el diario El Colombiano de Medellín da cuenta que el presidente Barack Obama, invitó a su homólogo Juan Manuel Santos, y a los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez a Washington, a lo que sería la celebración de los 15 años del Plan Colombia.

    “Se van a celebrar los 15 años del Plan Colombia, tenemos entendido que el próximo 4 de febrero habrá una reunión en la Casa Blanca, la idea es que estén el presidente Obama y Santos. En esa reunión van a estar presentes el expresidente Clinton y Bush, por el lado de Colombia me han invitado a mí y al expresidente Uribe”, indicó el neoliberal Andrés Pastrana a Caracol Radio desde Washington.

    No hay que olvidar que durante la primera fase de ejecución del Plan Colombia en pleno gobierno de Pastrana se incrementaron las acciones del paramilitarismo e incluso la “ayuda” militar norteamericana terminó dando al traste con el proceso de paz que se había iniciado con las Farc.

    Sin embargo, la Casa Blanca, Santos, Uribe y Pastrana con la complicidad mediática buscan hacer ver que el Plan Colombia constituyó una “excelente colaboración” del gobierno de Estados Unidos. E inclusive llegan al cinismo de denominarle “ayuda”.

    Estados Unidos aspira a seguir manteniendo su fuerte presencia en este país, razón por la cual al cumplirse 15 años del Plan Colombia, anunciaron que a este se le harán modificaciones para ejecutarse en el posconflicto.

    “Estamos muy emocionados de celebrar el aniversario 15 del Plan Colombia que ha tenido un impacto profundo en el curso de los hechos en Colombia y estamos trabajando en qué forma va a tomar ese Plan”, dijo cínicamente el secretario de Estado, John Kerry.

    ——-

    Los Santos y su militancia castrocomunista

    Ricardo Puentes Melo
    Ricardo Puentes Melo
    Por Ricardo Puentes Melo
    Julio 01 de 2013
    Sabemos que el M-19 es creado por miembros de las FARC y financiado por los carteles de la droga en Colombia. Sabemos que Enrique Santos Calderón fue de los fundadores del M-19 y su principal propagandista desde las páginas del diario El Tiempo. Pero pocos saben de la militancia castrocomunista del actual presidente Juan Manuel Santos, moteado por la inteligencia cubana con con el alias de “Santiago”.
    Pero, empecemos por el hijo mayor de Enrique Santos Castillo: Enrique Santos Calderón.
    Enrique Santos Calderón, ‘el guerrillero del Chicó’. Se graduó como filósofo en la Universidad de los Andes, y se especializó en Ciencias Políticas en Alemania (que es donde conoce a quien sería su primera esposa, María Teresa Rubino, y en cuyo matrimonio abundaba más la marihuana que el pastel). Gracias a que su familia era propietaria de El Tiempo, Enrique pudo entrar como uno de los principales columnistas con apenas 19 años de edad. Desde esas épocas lo acompañaron Daniel Samper y Luis Carlos Galán, unidos todos por su incondicionalidad hacia el comunismo.
    Diez años después, Enrique Santos Calderón participa en la creación de la banda terrorista del M-19, junto a Bateman Cayón. Enrique
    Enrique Santos Calderón, en medio de una fenomenal “traba”
    Enrique Santos Calderón, en medio de una fenomenal “traba”
    utilizó el diario de los Santos para hacerle la respectiva publicidad de expectativa y, como parte de la estrategia mediática (en febrero de 1974), pocos días después de la aparición del M19 robándose la espada de Bolívar (en enero de 1974), funda la revista Alternativa, con el fin de apuntalar el proyecto delincuencial. En la fundación de la revista estuvieron también Jaime Bateman Cayón, Gabriel García Márquez, Antonio Caballero, Orlando Fals Borda, Jorge Restrepo, José Vicente Kataraín, e hicieron parte también Carlos Duplat (hoy director de TV en Canal Capital), Carlos Vidales (el hijo del poeta Luis Vidales), escapado desde Chile luego del golpe militar, Carlos Sánchez era redactor y fotógrafo, Nelson Osorio era redactor, y ya la mayoría –por no decir que todos- eran miembros del M-19. Es decir, la revista Alternativa era creación de los terroristas.
    Una creación que, no obstante sus enunciados de igualdad y en defensa del “proletariado”, no tuvo empacho en estafar, la revista misma, a sus empleados. La revista Alternativa, con Gabriel García Márquez a la cabeza, sufrió una demanda laboral que incluyó también a Carlos Duplat y el resto de la banda. Daniel Samper salió a defender a su hermano y a Gabriel García Márquez de la demanda laboral, y señaló como “criminales” a los periodistas y caricaturistas de El Tiempo que criticaron a Enrique y a Gabo.
    Sabiendo el Partido Comunista que necesita ganar adeptos en las ciudades, decide lanzar una nueva alternativa para atraerlos ampliando sus operaciones en las ciudades crear un nuevo ejército de bandidos que de día sean “intelectuales” y en la oscuridad del anonimato sean conspiradores, asesinos y secuestradores que sean soporte para la “lucha comunista”. Así que el Partido designa a Jaime Batema Cayón para realizar esa tarea. Bateman estaba en la Unión Soviética enviado por Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, pero regresa de inmediato con la tarea de fundar ese M-19. Antes de pisar suelo colombiano pasa por Praga donde está Manuel Cepeda con su esposa y sus hijos Iván y María, redondea otras órdenes que le transmite Manuel Cepeda, y finalmente llega a Colombia con todo listo para parir el monstruo.
    El verdadero ideólogo del M-19 fue Jacobo Arenas. Es él quien guía a Bateman en lo que deben ser los estatutos de la naciente banda terrorista. Bateman recluta a militantes y milicianos de las FARC y de la JUCO; los primeros son Luis Otero Cifuentes, Afranio Parra, los hermanos Rubén y Jorge Carvajalino (quienes luego asesinarían a Guillermo Cano, pagados por Escobar), Everth Bustamante, Eddy Armando (actor de TV), Nelson Osorio, Humberto y Helvencio Ruiz, Augusto Barreto, Carlos Toledo Plata, Alvaro Fayad e Iván Marino Ospina (‘compas’ de Bateman en las FARC), Israel Santamaría, Andrés Almarales. Iván Jaramillo.
    Por supuesto, también llegan de las FARC Carlos Pizarro Leongómez y Antonio Navarro Wolf. Aparecen Gustavo Arias Londoño (Boris), y Otty Patiño.
    Otty Patiño había secuestrado un avión en 1970 para llevarlo hacia Cuba con el propósito de conseguir apoyo de Castro para el movimiento indígena de Planas, Meta. Estando refugiado en Cuba, Fidel Castro lo envía a hablar con su ficha en Colombia, Enrique Santos Calderón, quien lo vincula al naciente M-19 contactándolo con Bateman Cayón. Eso sucede el 11 de septiembre de 1973.
    En octubre de 1973, se congrega la 2ª Reunión de Comuneros, que se convertiría en la Conferencia comunista donde se lanza el M-19. Antes, venían lanzando un folletín, El Comunero”, cuyo tercer número tenía un artículo que Bateman le encargó escribir a Enrique Santos Calderón -para firmarlo después con un seudónimo- haciendo defensa férrea sobre la necesidad de una guerrilla urbana en Colombia.
    Enrique Santos y Jacobo Arenas. Una vieja amistad
    Enrique Santos y Jacobo Arenas. Una vieja amistad que dio origen al M-19
    Ese proyecto criminal fue el que asesinó a sindicalistas como José Raquel Mercado, y a Gloria Lara de Echeverri. A ella la asesinó el M-19 utilizando como capucha un grupo inexistente (ORP) ya que no les convenía mediáticamente reconocer la autoría del secuestro por estar en diálogos de paz con Belisario Betancur. Al padre de Gloria Lara, el ganadero Oliverio Lara, lo había asesinado las FARC; y ahora Tirofijo ordenaba a su aborto, el M-19, que matara a su hija Gloria.
    Los asesinos fueron capturados después, pero Enrique Santos Calderón, junto a Luis Carlos Galán y Daniel Samper, los ayudaron a escapar y refugiarse en países extranjeros.
    Enrique Santos, de los fundadores del M-19, y Tirofijo
    Enrique Santos, de los fundadores del M-19, y Tirofijo
    Como lo aseguró Jacobo Arenas en una entrevista concecida a Carlos Arango, respecto a la procreación maldita del M-19 por parte de las FARC: “…Si, se puede decir que sí. Yo no sé si los compañeros del M-19 cuando se hacen estos planteamientos resulten afectados o no les guste. Pero no se pueden sentir afectados porque ellos saben cómo es. En realidad el M-19 surgió de una organización urbana de las FARC. Nosotros pusimos los hombres, pusimos la plata y pusimos pensamiento…”.
    Claro, y también el narcotráfico puso el dinero. Gracias a esos dineros hubo becas para personas como Gustavo Petro (en la Externado), y Antonio Navarro Wolf.
    Enrique Santos Calderón, el periodista al servicio de la narcoguerrilla. Valga decir que el padre de Enrique y Juan Manuel Santos era un hombre de derecha a quien siempre atormentó la turbia inclinación de esos dos retoños.
    Sería ridículo desconocer las dotes de escritor de Enrique Santos Calderón. Pero también sería tonto decir que esas dotes, por sí solas, le hubieran bastado para su vertiginosa carrera como periodista. Su apellido ayudó bastante.
    Ya dijimos que su militancia guerrillera, como cerebro y como propagandista, la desarrolló desde las columnas de El Tiempo. Años después se convertiría en Director de ese diario, y desde allí se hizo nombrar como Presidente de la Sociedad Interamericana de prensa, la SIP; una entidad que no sirve para nada excepto como sociedad del mutuo elogio con los gobernantes que coartan la libertad de prensa pero que, al mismo tiempo, ayudan generosamente a la SIP.
    Enrique Santos Calderón, junto a su hermano Juan Manuel (actual presidente de Colombia), eran expertos en extorsionar a los gobiernos de turno pidiéndoles multimillonarias sumas en publicidad a cambio de no exponerlos a escándalos.
    En la época del narcopresidente Ernesto Samper, Enrique santos criticaba tímida pero reiterativamente la recepción de dineros del Cartel de Cali en la campaña Samper, pero en las noches cenaba y se iba de parranda con Ernesto Samper y con Daniel Samper, su amigo y socio en El Tiempo. Los tres, en medio de tragos, marihuana y otras drogas psicodélicas, bromeaban y reían por la columna reciente de Enrique y por el engaño a la opinión pública. Entre porro y porro, Ernesto Samper le reclamaba a Enrique Santos sus ataques, a lo cual Enrique le contestaba que esas columnas le estaban haciendo ganar muchísimos lectores.
    Cosa muy diferente hizo Enrique Santos con Alfonso Gómez Méndez, el narcofiscal de Samper. A Gómez Méndez lo apoyó de principio a fin, tanto que no dudó en enfrentar permanentemente a su primo Francisco Santos Calderón porque éste último criticaba con dureza al corrupto fiscal Gómez Méndez.
    ¿Por qué Enrique Santos ‘atacaba’ a Samper pero apoyaba a Gómez Méndez? Sencillo. Porque Gómez Méndez, también amigo suyo de
    Felipe Santos Calderón, el narcoadicto hermano del presidente Juan Manuel Santos
    Felipe Santos Calderón, el narcoadicto hermano del presidente Juan Manuel Santos, receptor de atenciones del Cartel de Cali
    farras y golf, aparentemente lo chantajeaba con abrirle proceso contra su narcoadicto hermano, Felipe Santos Calderón, quien se había alojado en el Hotel Intercontinental de Cali por obra y gracia de los hermanos Rodríguez Orejuela, en 1994, en plena campaña presidencial. Gómez Méndez también tenía su protección contra la pluma de Enrique Santos sacándole en cara las acusaciones contra su otro hermano, Felipe Santos Calderón, por el delito de lavado de dólares utilizando como fachada la realización de conciertos musicales en varias ciudades de Colombia.
    Felipe también negoció el famoso “Castillo Marroquín” con los narcotraficantes Zapata, y nadie le preguntó nada.
    Gracias a estas cosas, Gómez Méndez se blindó contra su amigo Enrique Santos. ¿No han pensado ustedes por qué todos los que aparecieron en la lista de hospedados por los Rodríguez Orejuela en el Intercontinental fueron procesados.. menos Felipe Santos?
    ¿Sería por eso que Enrique Santos le cobró a su hermano Felipe la arrodillada ante Gómez Méndez, quitándole su esposa Gina Benedetti Naar, después de cansarse de María Teresa Rubino..?
    Así, el periodista Enrique Santos ganó muchos premios en su prolífica carrera como periodista:
    Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar: 1983: Categoría Trabajo de opinión y Análisis, por su columna “Contraescape”. 1988: Categoría Vida y Obra de un Periodista, compartido con Daniel Samper Pizano, su socio
    Premio Internacional de Periodismo Rey de España. 1985: Por sus crónicas sobre el sandinismo en Nicaragua.
    Premio Nacional de Periodismo del CPB: 2007: Categoría Vida y Obra de un Periodista, en reconocimiento a su labor como columnista y co-director de El Tiempo
    Premios ganados, no lo duden, gracias a los buenos oficios de sus amigos narcoterroristas. No es gratuito que Tirofijo haya dicho esa frase misteriosa en épocas del Caguán, advirtiendo a El Tiempo, Semana y otros para que no se opusieran al proceso de paz:
    “Los directores de los medios de comunicación de Colombia tienen deudas que van a ser cobradas”
    Y claro que se cobraron esas deudas. El Tiempo y Semana respaldaron, tal y como lo hacen ahora, el proceso de negociaciones e impunidad para las FARC.

    Juan Manuel Santos, ficha de Fidel Castro
    Juan Manuel Santos, alias “Santiago”. Muchos dicen que Juan Manuel Santos era un hombre de derecha a quien su hermano Enrique Santos “desvió” del camino.
    No es cierto. La verdad es que Juan Manuel Santos, desde sus años mozos de universitario, ya admiraba al Ché Guevara y a Fidel Castro. Esa fue la razón porque la que su padre, Enrique Santos Castillo, un seguidor de la vida de Franco, lo recriminara frecuentemente. No por nada, sus clases de comunismo avanzado en el Colegio San Carlos, cuyo rector es hoy el padre Francis, lo prepararon para ser el encargado de llevar a Colombia al desierto del comunismo de Castro.
    Según nuestra fuente de inteligencia cubanoamericana, el camarada Juan Manuel Santos, luego de ser ministro de César Gaviria, y de haber contactado a Fidel Castro, realiza varios viajes –entre 1995 y 1997- a la isla. Dos de esos viajes, al menos, fueron realizados encubiertamente volando desde Panamá en Cubana de Aviación. Siempre se reunió en la isla con Fidel y Raúl Castro, así como con un prominente miembro del Departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, órgano encargado de toda la logística de ‘Avance comunista’ para Latinoamérica, el Caribe y Estados Unidos-Canada.
    Según informes de inteligencia de cubano-norteamericanos, en dichas reuniones Juan Manuel Santos es reclutado por este mencionado Departamento América, con su firma y aceptación. Asegura la inteligencia contrarrevolucionaria que ese documento existe y reposa en el Archivo de la oficina secreta de este órgano comunista.
    Es así como el camarada Juan Manuel Santos empieza a cooperar activamente con los castrocomunistas y, por órdenes de Fidel Castro, coacciona para originar las zona de despeje de El Caguán.
    En 1997, luego de una estadía de “vacaciones” en Cuba, se reúne en secreto con Raúl Reyes y Olga Marín. Se emborrachan, juegan algo de póker, y de ahí sale la carta que envía a la Comisión Nacional de Conciliación con la propuesta del despeje para las FARC. Tiene fecha de Octubre 22 de 1997 (Ver carta aquí: Carta de Juan Manuel Santos a la Comisión Nacional de Conciliación)
    Es decir, casi un año antes de las primeras reuniones oficiales entre delegados de Pastrana con Tirofijo, Santos, por orden de Fidel Castro, propone:
    “Ordenar el despeje de un área previamente acordada del territorio nacional en conflicto, o lo que es igual, a efectuar el retiro de la fuerza pública del espacio geográfico predeterminado. Esta área se convertirá en zona de distensión y diálogo a fin de facilitar, con plenas garantías y total seguridad, el encuentro de representantes del Gobierno, del Congreso, de la sociedad civil y de la Comisión de Conciliación Nacional con los insurgentes.”
    Una vez Pastrana llega a la presidencia, el camarada Juan Manuel Santos ‘acepta’ formar parte de la comisión de acompañamiento y verificación de la zona de distensión. Una jugada maestra del castromunismo.
    Entonces, Juan Manuel Santos, cooperando activamente con la inteligencia cubana –el G2-, presiona el despeje del Caguán, aplaude las conversaciones con las FARC y lleva a Pastrana hacia el matadero político, con el subsecuente fortalecimiento de la narcoguerrilla, sus rutas y actividad de narcotráfico y, obviamente, con el apresuramiento del camino hacia ese ‘nuevo país’ de la tercera vía, controlado desde Cuba.
    Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. El camarada Santos logra entrar al círculo de Álvaro Uribe cazando una pelea ficticia con
    Ya, en el discurso de posesión, Juan Manuel Santos le enterraba el puñal a Álvaro Uribe Vélez
    Ya, en el discurso de posesión, Juan Manuel Santos le enterraba el puñal a Álvaro Uribe Vélez
    Hugo Chávez Frías, a la postre presidente de Venezuela. Su oposición –falsa, por supuesto- a la guerrilla, engañó hasta al mismísimo Daniel Coronell, quien le dedicó varias columnas criticando su dureza frente a las guerrillas; igual sucedió con Ramiro Bejarano y otros periodistas al servicio del comunismo.
    Es evidente que esta prensa mamerta desconocía el lazo directo de Juan Manuel Santos con Fidel Castro y Hugo Chávez. El tahúr los ‘cañó´ a todos (Ver: http://www.periodismosinfronteras.org/santos-la-hiena.html).
    ‘Cañó’ incluso a Álvaro Uribe Vélez. La manera de llegar fue urdida con maestría y cuidado. El gancho fue Germán Cardona Gutiérrez.
    Germán Cardona Gutiérrez es un caldense del Partido Liberal, que fue gobernador de Caldas y alcalde de Manizales. Siendo empresario de la industria de la construcción, y gerente de la Licorera de Caldas, obtuvo el apoyo de Fortunato Gaviria y César Gómez Estrada para alcanzar la gobernación. Y para ser elegido alcalde obtuvo la aprobación de los liberales Víctor Renán Barco y Luis Guillermo Giraldo, y el conservador Omar Yepes Alzate. Coalición a la que Cardona traicionó estando ya en su primera alcaldía.
    Tal vez esa facultad para traicionar fue lo que le llamó la atención a Juan Manuel Santos, quien lo llama para formar parte de su Fundación Buen Gobierno (que usaría para los comunicados pro FARC) y, desde entonces, son prácticamente inseparables.
    Después de su segundo periodo en la Alcaldía de Manizales, en 2003 algunos paisanos suyos que formaban parte del gobierno le proponen a Álvaro Uribe nombrarlo como Zar anticorrupción, cosa que Uribe acepta sin pensarlos dos veces.
    Juan Manuel Santos y su amigo Germán Cardona Gutiérrez, el encargado de facilitar el acercamiento entre Santos y Uribe
    Juan Manuel Santos y su amigo Germán Cardona Gutiérrez, el encargado de facilitar el acercamiento entre Santos y Uribe
    Estando ya Germán Cardona Gutiérrez posesionado como zar anticorrupción, Juan Manuel Santos le encarga que lo acerque al uribismo. Y entonces, Cardona habla con José Obdulio Gaviria acerca de la necesidad de una persona con ascendencia sobre los liberales para que sea capaz de captar miembros de ese partido que desearan hacer la alianza con el Partido Conservador para llevar al presidente Uribe a su segundo periodo presidencial.
    José Obdulio Gaviria cree que Juan Manuel Santos puede ser ese hombre afín dentro del Partido Liberal, y lo recomienda al presidente Uribe ignorando el plan que se estaba ya desarrollando. Germán Cardona, una vez hecha la tarea, renuncia a los pocos meses de posesionado como zar anticorrupción y vuelve a las filas santistas. Hoy Cárdenas está nombrado por Santos como embajador ante el Vaticano con la misión de lograr la bendición del Papa Francisco para los diálogos con las FARC.
    Santos se vuelve uribista de la noche a la mañana y, junto a Carlos Holguín logran darle forma al Partido de la U, que gana las elecciones para el segundo periodo de Álvaro Uribe.
    En reconocimiento generoso, Uribe nombra a Carlos Holguín Sardi como Ministro del Interior y de Justicia, y a Juan Manuel Santos Calderón como ministro de Defensa.
    La penetración de Santos, como caballo de Troya del castrochavismo en Colombia, fue posible, y así lo asegura la inteligencia de Castro, gracias a que Álvaro Uribe Vélez es extremadamente vulnerable y fácil de engañar por quienes se dicen sus amigos.
    No por nada es Juan Manuel Santos quien convence al presidente Uribe de nombrar al narcopolicía Oscar Naranjo como director de la Policía Nacional.
    Actividades actuales de Juan Manuel Santos y Cuba. Una vez electo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos sigue los lineamientos de Fidel Castro y el Foro de Sao Paulo estableciendo un sistema de “correo” que sólo incluye a su hermano Enrique Santos Calderón, y a una mujer que se dice uribista. Como no tenemos plena certeza de su papel, nos reservamos su nombre por ahora. El asunto es que no se utiliza otra vía de comunicación que no sea de “persona a persona”.
    El personal diplomático cubano en Bogotá es el encargado de transmitir los mensajes a Juan Manuel Santos cuando es necesario.
    Raúl Castro, Juan Manuel Santos y Hugo Chávez.. El control del castrocomunismo se toma a Colombia
    Raúl Castro, Juan Manuel Santos y Hugo Chávez.. El control del castrocomunismo se toma a Colombia
    Aunque Panamá es la sede de estos encuentros de carácter “oficial”, es claro que existe una red de apoyo dentro de Colombia.
    Por ello es que el asesinato físico y político de Álvaro Uribe es vital para los Castro. Igual que el asesinato de Fernando Londoño Hoyos, colosal opositor a los diálogos de paz con impunidad entre el gobierno y las FARC. La muerte de Uribe y Londoño está pactada entre los Castro y Santos. Por eso es que entre Santos y Naranjo han desviado las investigaciones sobre el atentado al exministro y periodista Fernando Londoño Hoyos.
    En un artículo anterior denunciamos esto (Ver: http://www.periodismosinfronteras.org/hay-un-complot-para-asesinar-a-alvaro-uribe-velez.html). En este artículo decimos que hay en Colombia extranjeros que tienen la misión de asesinar a Alvaro Uribe Velez; que tienen documentación colombiana provista por el gobierno de Santos. Sabemos que algunas personas proceden de Venezuela, otras de Cuba y otras de un país centroamericano.
    El voto electrónico dentro del plan de Castro y Chávez para ganar la reelección de Santos o la elección de Vargas Lleras. Según la inteligencia cubanoamericana, existe una posibilidad real de conectar a La Habana con Caracas, Uruguay y Colombia, con el Cable Coaxial, proyecto en el que las locomotoras de Santos y Castro trabajan a todo vapor. El objetivo es garantizar fraudulentamente el triunfo de la re-elección de Juan Manuel Santos o la victoria de Vargas Lleras, mediante el mismo sistema de máquinas para el voto electrónico utilizadas en Venezuela.
    Así que, estimados amigos, el asunto no es de poca monta. Aunque nos señalen de conspiracionistas, lo cierto que es que no nos equivocamos cuando decidimos desenmascarar a Santos y, posteriormente, sus diálogos secretos con el ELN y las FARC.
    @ricardopuentesm

    Se confirma la financiación y apoyo de EE.UU. a grupos paramilitares colombianos

    “La Jornada” (México, 9 de Diciembre de 2000)

    Documentos secretos de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) obtenidos por el periódico estadounidense Philadephia Inquirer durante una investigación de dos años demuestran que Estados Unidos dedicó millones de dólares a una unidad de la policía colombiana que trabajó en equipo con el grupo paramilitar Los Pepes, un escuadrón de la muerte responsable de cientos de asesinatos, encabezado por Fidel Castaño, hermano del líder paramilitar Carlos Castaño.

    Los documentos revelados por el Philadelphia Inquirer han llevado a Amnistía Internacional a solicitar a Estados Unidos que suspenda toda asistencia militar al gobierno de Colombia hasta que se realice una investigación a fondo sobre el papel de la CIA en establecer, capacitar y apoyar a los escuadrones de la muerte colombianos a principios de los años 90.

    Los hechos sucedieron hace ocho años en las operaciones militares encaminadas a la búsqueda y eliminación del narcotraficante Pablo Escobar. Los operativos duraron quince meses, comenzaron bajo la administración Bush y continuaron bajo la de Clinton. Fueron dirigidas por el ex embajador estado en Colombia y participaron agentes de la CIA, el FBI, la DEA y la Agencia Nacional de Seguridad. Todos ellos ayudaron a la creación de una unidad especializada de la policía colombiana denominada Bloque de Búsqueda. La eliminación de Escobar no sólo no contribuyó a detener el flujo de cocaína a Estados Unidos sino que desencadenó la creación de supercárteles de la droga integrados por narcotraficantes y paramilitares. El operativo se inició en 1989 cuando el presidente Bush autorizó actividades militares secretas bajo el nombre en clave de Heavy Shadow, destinadas a localizar a los dirigentes del cártel de Medellín.

    Según el rotativo, Estados Unidos destinó contribuciones secretas que ascendían a cientos de millones de dólares en personal, efectivos y hardware. En el momento de mayor auge, con todas las fuerzas coordinadas bajo el mando del embajador Morris D. Busby y el jefe de la estación de la CIA en Bogotá, Bill Wagner, llegó a ser la estación de la CIA más grande del mundo.

    La caza de Escobar se enturbia cuando aparece en escena el grupo paramilitar autodenominado Los Pepes (perseguidos por Pablo Escobar). El grupo, enfrentado a Pablo Escobar, se embarca en una campaña de asesinatos y atentados dirigidos a abogados, banqueros, blanqueadores de dinero y familiares del entorno de Escobar. Los paramilitares colgaban un letrero al cuello de sus víctimas en el que decía “Por trabajar con los narcoterroristas y el asesino de bebés Pablo Escobar. Por Colombia. Los Pepes”. En su período más activo, este grupo paramilitar llegó a asesinar hasta cinco personas al día. La estimación es que se llegó a las 300 víctimas. Nunca se enjuició a nadie por ello. El embajador Busby llegó a reconocer haber sido puesto al corriente de la existencia de pruebas de que el Bloque de Búsqueda y Los Pepes trabajaban juntos, pero nunca las creyó. Sin embargo las pruebas eran contundentes.

    El Fiscal General de Colombia, Gustavo de Greiff, reveló en 1993 a funcionarios estadounidenses en Bogotá que tenía pruebas firmes de que varios altos oficiales del Bloque de Búsqueda estaban trabajando con Los Pepes. Dijo que las pruebas eran suficientes para acusarles de soborno, tráfico de drogas, tortura, secuestro y, posiblemente, asesinato. Además, el propio Busby reconoció que “nuestros propios informes” daban a entender la existencia de vinculación.

    Entre los documentos descubiertos por el rotativo aparecen cables de la propia DEA enviados desde la embajada, donde se señalaba la conexión entre el Bloque de Búsqueda, entrenado y financiado por Estados Unidos, y un dirigente de los Pepes. Incluso el expresidente colombiano César Gaviria declaró que sospechaba la existencia de una “conexión”. El coronel de la policía colombiana, Oscar Naranjo, entonces jefe de la inteligencia de la Policía Nacional, dijo en una entrevista que los Pepes tenían una cercana relación de trabajo con el Bloque de Búsqueda. El jefe de la DEA en Bogotá, Joe Toft, también lo reconoce en un documento del 3 de agosto de 1993: “El testimonio de los testigos indica que, algunos miembros del Bloque y de Los Pepes, no sólo estaban llevando a cabo operaciones conjuntas, algunas de las cuáles resultaron en secuestros y posibles asesinatos, sino que eran más bien los jefes de Los Pepes los que ordenaban los disparos y no la policía”. En otro despacho de la DEA el 22 de febrero de 1993, el agente Javier Peña detalla una redada del Bloque de Búsqueda, dirigida por el máximo líder del grupo paramilitar, Fidel Castaño.

    Otro memo de la DEA, fechado en septiembre de 1993 por el agente Steve Murphy, señalaba la conexión de Castaño con el Bloque de Búsqueda. Finalmente, Joe Toft dimitió como jefe de la DEA en Bogotá meses después del asesinato de Escobar en protesta por los crecientes vínculos entre los narcotraficantes y el gobierno colombiano. Manifestó que toda la operación de seguimiento de Escobar estaba viciada de asociación con elementos criminales. Por su parte, el teniente general del Estado Mayor Conjunto, Jack Sheenan, afirmó que dos analistas de la CIA le informaron en el Pentágono sobre supuestos vínculos entre el Bloque de Búsqueda, Los Pepes y las fuerzas americanas en Colombia. Estos analistas señalaron que las tácticas empleadas por los paramilitares eran similares a las enseñadas al Bloque de Búsqueda por los norteamericanos y que la información de inteligencia recabada por las fuerzas de los Estados Unidos se compartía con los escuadrones de la muerte.

    A pesar de todas estas pruebas ningún responsable del Bloque de Búsqueda fue jamás procesado y el apoyo de los Estados Unidos a Colombia nunca flaqueó.

    Meses después de la muerte de Escobar de un tiro en la cabeza por la policía colombiana, el ex jefe de la DEA en Bogotá reveló una serie de cintas que contenían interceptaciones de las que se desprendía que los traficantes de cocaína de Cali, el cártel competencia de Escobar, había ayudado a financiar la campaña presidencia del sucesor de Gaviria, Ernesto Samper. El responsable de la DEA declaró que la caza de Escobar contribuyó a la creación de las alianzas que ahora asolan el país.

    El director en funciones de la oficina de Amnistía Internacional en Washington, Carlos M. Salinas, ha declarado que “necesitamos una investigación para enterarnos de cuál fue la relación entre el gobierno y estos escuadrones de la muerte”. Salinas hizo un llamamiento a que el presidente Bill Clinton autorice una investigación independiente sobre la capacitación de estos escuadrones de la muerte por la CIA. “Ya que el presidente Clinton autorizó el envío de mil trescientos millones en asistencia a Colombia -en referencia al denominada Plan Colombia- y ya que suspendió las modestas condiciones sobre derechos humanos que el Congreso había impuesto sobre la asistencia, ordenar una investigación por la Junta de Supervisión de Inteligencia es lo menos que puede hacer”, declaró el portavoz de Amnistía Internacional al periódico mexicano La Jornada.

    NACIÓN | 2008/02/16 00:00

    Pacto con el diablo
    SEMANA revela documentos recién desclasificados en Washington que dejan en evidencia la relación de la CIA con los nacientes grupos paramilitares colombianos.
    Pacto con el diablo, Sección Nación, edición 1346, Feb 16 2008 Facsímil de algunos de los documentos desclasificados en Estados Unidos y que muestran vínculos entre agencias de ese país y el Bloque de Búsqueda que dio muerte a
    Imágenes Relacionadas
    Fidel Castaño fundó Los Pepes y, según los informes ahora desclasificados, recibió ayuda de la DEA y de la CIA para matar a Escobar. Vicente Castaño después de la creación de los Pepes prosiguió alimentando su ejército que se transformó con el tiempo en las AUC. Una de las revelaciones más sorprendentes de los documentos desclasificados es que reconoce que Estados Unidos espiaba al presidente Gaviria. A la derecha, Morris Busby, embajador de ese país en Bogotá en aquella época

    Diego Fernando Murillo Bejarano, ‘Don Berna’, es un hombre de pocas palabras y de miles de secretos. Son pocas las cosas que han salido de su boca, a pesar de que él ha sido uno de los protagonistas de la historia de violencia de Colombia en las tres últimas décadas. En efecto, en las audiencias públicas de Justicia y Paz no resuelve los interrogantes; en los frecuentes escándalos de los comandantes presos en la cárcel de Itagüí se refugia en el silencio; como en el pasado lo hizo cuando impuso su ley en Santa Fe Ralito en calidad de inspector general de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y muchos años atrás, cuando era un fiel, discreto y eficiente sicario de la familia Castaño. En esas tareas fue testigo de la creación de los Pepes, una coalición del mundo del hampa cuyo único fin era cazar vivo o muerto al capo Pablo Emilio Escobar Gaviria.

    SEMANA tuvo acceso a una serie de documentos secretos de varias agencias de seguridad y diplomáticos de Estados Unidos en los que queda en evidencia la participación de entidades de ese país en el objetivo de acabar a Escobar . El hecho adquiere hoy una singular importancia porque aquella fuerza a la que se le dio ese impulso tuvo una metamorfosis hasta convertirse en las bandas de paramilitares que el propio Washington califica ahora como “terroristas” y de cuyos jefes reclama “la extradición”.

    ¿Cómo ocurrió todo esto? El cuento es el siguiente: Tras las huellas de Escobar no sólo iban los gatilleros del bajo mundo. Simultáneamente, las autoridades legales también lo buscaban. El presidente de la República, César Gaviria Trujillo, guardaba entre ceja y ceja a Escobar. No sólo tenía un deber constitucional de dar con su paradero, sino que lo motivaba una obligación moral, pues se lo había prometido en la tumba de Luis Carlos Galán Sarmiento, su líder asesinado por la mafia. Gaviria creó para esta misión el Bloque de Búsqueda, un grupo elite de las Fuerzas Armadas. Su iniciativa contó de inmediato con el respaldo del gobierno de Estados Unidos. En ese entonces, el embajador en Bogotá, Morris Busby, prometía en público que el capo, más temprano que tarde caería. Era común ver la llegada a los aeropuertos de Bogotá y Medellín de hombres del Departamento Antidrogas Estadounidense (DEA) y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que se sumaban al Bloque de Búsqueda.

    Paralelamente, en sus haciendas, los entonces miembros de la familia Castaño buscaban apoyo para enfrentar a su rival. Fidel y Vicente eran los líderes de esa causa a la que sumaron a su hermano menor, Carlos, y al otro poderoso clan de la época, los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, que dirigían el cartel de Cali. Era frecuente que en las noches, cuando se decía que Escobar estaba en determinada finca, llegaran camionetas blindadas, con los vidrios oscuros, en las que era prácticamente imposible determinar la identidad de sus ocupantes: ¿eran del Bloque de Búsqueda legal? o ¿del improvisado combo de los Pepes? ¿trabajaban en conjunto? Las respuestas a estas preguntas hasta ahora han sido un misterio. Durante muchos años se especuló sobre los lazos que en 1993 estableció la CIA con los Pepes para dar de baja a Escobar. Con la misión de saber la verdad, son muchas las organizaciones que han exigido correr todos los velos. El caso ha sido motivo incluso hasta de libros que se han convertido en best seller. El investigador Michel Bowden, en su libro Matando a Pablo, sugirió en varios apartes las conexiones que existieron entre la CIA y la DEA con el grupo criminal que combatió a Escobar.

    En este proceso por aclarar aquellos años aciagos, The National Security Archive, una fundación privada sin fines de lucro cuyo objetivo es el de poner a la disposición del público en general documentos recientemente desclasificados por el Gobierno Federal de Estados Unidos, decidió tomar todas las piezas para armar el rompecabezas. Michael Evans le dijo a SEMANA que, valiéndose del Acta de Libertad de Información (Foia), una herramienta jurídica para desclasificar documentos secretos, tiene una rica información que “son la evidencia más definitiva que se ha desclasificado hasta hoy” y que le permite afirmar que “vincula la ayuda norteamericana de seguridad a una organización paramilitar terrorista de Colombia”.

    Según Evans, contando con estos archivos hasta ahora bajo llave en Estados Unidos, queda claro que el Bloque de Búsqueda fue apoyado por ese país “para localizar el narcotraficante fugitivo Pablo Escobar, compartía la inteligencia con Fidel Castaño”.

    Por si esto fuera poco, esta afirmación está sustentada en otro hecho también muy grave. En el resultado de un trabajo de espionaje de Estados Unidos al gobierno de Colombia. “La nueva evidencia también ilumina el papel en las operaciones y los reportes que producían sobre el mismo gobierno colombiano. Estados Unidos monitoreaba con mucho esmero las reuniones entre el Presidente de Colombia y sus altos funcionarios de la seguridad”. Es decir, que al tiempo que le ayudaba al presidente Gaviria, se le espiaba en todos sus movimientos. Entre los documentos desclasificados existe uno procedente de la embajada a través de “un cable diplomático” de fecha agosto de 1993: ‘Desenredando la trama de intrigas de los Pepes’. Este revela que agentes de Estados Unidos “vigilaban el círculo íntimo del Presidente colombiano”.

    La información más importante en el cable se atribuye a ‘Palo’, una fuente al parecer de la CIA. Según éste, el fiscal Gustavo de Greiff había dicho a la embajada que tenía “una nueva, muy buena (información que) mostraba los vínculos entre importantes miembros de la Policía encargados de la captura de Pablo Escobar Gaviria (el ‘Bloque de Búsqueda’) con varias actividades criminales y violaciones de los derechos humanos cometidas por los Pepes”.

    El cable describe, además, una serie de reuniones entre altos funcionarios colombianos sobre el tema de los Pepes en febrero de 1993. “En una reunión, según la información envíada por ‘Palo’, el director de la Policía Nacional de Colombia, general Miguel Antonio Gómez Padilla, dijo ‘que había ordenado a un alto oficial de inteligencia de la PNC mantener contacto con Fidel Castaño, líder paramilitar de Los Pepes, para recopilar información de inteligencia'”.

    Unos días después, la fuente ‘Palo’ reportó que el presidente colombiano, César Gaviria, ordenó cesar la cooperación de inteligencia con los Pepes, y mandó al comandante de inteligencia de la PNC, Luis Enrique Montenegro Rico, “a ‘pasar la voz’ que los Pepes se deben disolver inmediatamente”. Montenegro, según la fuente, “no era un miembro de los Pepes, pero como comandante de la inteligencia policíaca conocía algunos de los miembros, y estaba consciente de sus actividades”.

    El hecho de que Gaviria decidió entregar su mensaje a los Pepes a través de uno de sus altos comandantes policíacos también fue “significativo”, según la embajada de Estados Unidos en Bogotá, como un claro indicio de que “el Presidente creía que las Policías estaban en contacto con los Pepes”.

    The National Security Archive -que publicará esta semana en su página web toda esta información- dice que entre los documentos se encuentra un informe de la embajada, un mes después de la muerte de Escobar, que alerta sobre el hecho de que “cualquier evidencia de la complicidad entre (el cartel de) Cali y la Policía en las actividades de los Pepes habría sido seriamente dañina a la credibilidad del Bloque en sus esfuerzos en contra de Escobar”. Así que la Embajada reportó en el cable ‘Trama de intrigas’ que el Presidente Gaviria “tiene que manejar el asunto de una manera que saque a los otros perseguidores, pero, al mismo tiempo, sin ir a desacreditar los esfuerzos policíacos contra Escobar”.

    Tras la muerte de Escobar, los hombres del bajo mundo que se le habían enfrentando se reorganizaron y revitalizaron su músculo militar. Así, por ejemplo, los hermanos Castaño. En mayo de 1994, sólo cinco meses antes de la disolución del Bloque, la rama de inteligencia del Departamento de Estado de Estados Unidos llamaba a Fidel Castaño un ‘super drug-thug’ (gran capo de la droga) y “uno de los criminales más despiadados de todo Colombia” que “podría hacerse un nuevo Escobar”. Según el informe, Castaño “es más feroz que Escobar, tiene mayor capacidad militar y puede contar con sus hermanos antiguerrilleros en el Ejército colombiano y en la Pol

Deja un comentario

SU OPINION ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. No deje de compartirla sobre cualquier tema que publiquemos. Por favor, evita usar palabras que puedan ofender. Nos parece importante que nuestro sitio web tenga un nivel de discusión que corresponda con la calidad de todas las personas que nos visitan cuyo número no deja de crecer.