Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Bolivia exige a EE.UU. una relación de no intromisión en asuntos internos

David ChoquehuancaLA PAZ, 10 de noviembre (PL).- El gobierno boliviano insistió hoy en cultivar relaciones de respeto mutuo con Estados Unidos, cuyos nexos bilaterales están deteriorados hace dos años tras acusaciones de intromisión en asuntos internos.

Según explicó a la prensa el canciller David Choquehuanca, La Paz espera construir un nuevo acuerdo de largo aliento con Washington, pero sobre la base de no injerencia.

El diplomático se refirió de esta manera a declaraciones en Asunción (Paraguay) del secretario de Estado adjunto de ese norteño país para Latinoamérica, Arturo Valenzuela, quien aseguró que mantiene interés en normalizar esos vínculos.

Con Estados Unidos lo único que queremos es una relación de respeto, es una relación de no intromisión, queremos una relación positiva, constructiva”, remarcó Choquehuanca al tiempo que adelantó que el convenio podría ser suscrito a finales de 2010.

En septiembre de 2008, el presidente Evo Morales expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, por su respaldo a grupos opositores que prepararon un golpe de Estado cívico- prefectural.

Dos meses después, el Ejecutivo suspendió las operaciones de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) impugnada de apoyar a grupos con planes divisionistas.

Choquehuanca recordó que ambas partes definieron que las nuevas relaciones de cooperación deberán ser de Estado a Estado.

También reconoció que el acuerdo definitivo ha tropezado con temas migratorios y de comercio en igualdad de condiciones, en alusión a la suspensión unilateral en 2009  por parte de Estados Unidos de preferencias arancelarias a manufacturas bolivianas.

Por su parte, el presidente Evo Morales, declaró a la televisora Fide, el pasado 1 de noviembre, que su deseo era que las relaciones con Estados Unidos se normalicen y exista un intercambio de embajadores lo más pronto posible, pero en un marco del respeto mutuo.

El mandatario está de acuerdo con la llegada de un nuevo representante diplomático norteamericano siempre y cuando éste venga a mejorar las relaciones bilaterales y no a inmiscuirse en asuntos de la política interna.

Los comentarios se han cerrado.