Contrainjerencia.com
Iniciando feeds...

Estados Unidos sigue dando refugio a decenas de prófugos de la Justicia venezolana

Guillermo ZuloagaCaracas, 30 Ago. AVN .- A Luis Posada Carriles y a Eligio Cedeño los une una causa en común: ambos se pasean libremente por Miami, Estados Unidos, luego de huir de Venezuela, donde la justicia los sigue por delitos de terrorismo y corrupción, respectivamente.

En el caso de Posada Carriles pesan en él 73 cargos pendientes de asesinato en primer grado por la voladura de un avión de pasajeros de Cubana de Aviación, mientras Eligio Cedeño, por corrupción, desfalcó al Estado venezolano 27 millones de dólares, dinero que solicitó para importar equipos informáticos, pero que nunca ingresaron al país.

Los dos huyeron a Estados Unidos después de evadir la justicia y, aunque Venezuela solicitó al país norteamericano la extradición de ambos, de uno en 2005 y del otro en 2009, el primero se pasea libremente por las calles de Miami abanderando actos políticos contra el gobierno cubano y el segundo por Nueva York, actuando como demandante de ex funcionarios venezolanos.

La medida se basa en el tratado de extradición bilateral en vigor desde el 19 de enero de 1922.

A Posada Carriles se le acusa en el país por los delitos de homicidio y traición a la patria, por ser autor intelectual -confeso- del atentado terrorista al vuelo aéreo 455 de Cubana de Aviación en 1976.

El anticastrista estuvo preso en una cárcel venezolana después de la voladura de la aeronave, pero logró evadir la justicia y huir del país en los ochenta. En 2005 ingresó ilegalmente a Estados Unidos y es en ese momento, después de que Venezuela conoce su paradero, cuando se solicita su extradición.

Pero la respuesta del gobierno de Estados Unidos es que Posada Carriles está a la espera de ser juzgado en un tribunal de ese país por fraude, debido a que solicitó la ciudadanía estadounidense y dio declaraciones falsas relacionadas con su ingreso a esa nación en 2005.

El caso de Cedeño tiene similitudes al de Posada Carriles. Éste también escapó del país luego de evadir la justicia.

El banquero es solicitado por la presunta comisión de delitos de distracción de fondos de ahorristas, obtención fraudulenta de divisas y contrabando agravado, por el otorgamiento de 27 millones de dólares al Consorcio Microstar por parte de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para la compra de computadoras que nunca ingresaron al país.

En noviembre de 2005 el ex banquero fue imputado por los cargos mencionados y en febrero de 2007 el Tribunal 3° en funciones de Control de Caracas acordó la medida de privación de libertad en su contra.

Sin embargo, en diciembre de 2009, la jueza María Lourdes Afiuni -actualmente presa-, en ausencia de los representantes del Ministerio Público, dictó una medida cautelar en sustitución de la privativa de libertad contra Cedeño, lo cual le permitió salir en libertad. Posteriormente se conoció de su paradero en Estados Unidos y el gobierno de Venezuela solicitó formalmente su extradición en abril de este año.

Después de conocida esta orden, en un mensaje en su cuenta de twitter, Cedeño escribió: “Ahora tengo que contratar al mismo abogado de Posada Carriles. No sabía que era tan peligroso y eso que ningún ahorrista me reclama nada”.

Lo último que se conoció de este ex banquero es que un juez federal de Nueva York decidió desestimar parcialmente, por no ser de su jurisdicción, una demanda presentada por él contra ex funcionarios del Gobierno de Venezuela, a los que acusó de extorsión y lavado de dinero.

Cedeño acusó en su demanda, presentada en noviembre de 2009, a “un grupo de personas y entidades, muchas de ellas asociadas con el Gobierno venezolano, de tenerlo en prisión de forma injustificada por casi tres años en Venezuela y de dañar a su empresa, Cedel International Investment Ltd, con sede en las Islas Vírgenes”, explica el propio juez en su escrito.

La demanda iba dirigida también contra las compañías Intech, Alhambra Investments y Consorcio Microstar, entre otras partes denunciadas por Cedeño, quien en la actualidad reside en Miami (Florida) y sostiene que todas ellas “conspiraron para arrestarlo y extorsionarlo y quitarle millones de dólares”.

Además de estos dos venezolanos, en Miami residen más prófugos de la justicia, señalados por hechos de corrupción. Recientemente Venezuela solicitó la extradición de Nelson Mezerhane, de Guillermo Zuloaga y de Guillermo Zuloaga Siso.

Mezerhane es el presunto responsable de la quiebra del Banco Federal que desde octubre del año 2009 presentaba irregularidades. En junio pasado huyó del país con el dinero de 500 mil clientes que confiaron sus ahorros a esta entidad bancaria.

El Ministerio Público le dictó una orden de aprehensión por la presunta comisión de los delitos de asociación para delinquir, aprovechamiento fraudulento de fondos públicos, aprobación indebida de créditos, apropiación y distracción de recursos financieros, difusión de información financiera falsa y ocultamiento de información en la declaración institucional.

Al desconocer el paradero del banquero, el Ministerio Público solicitó una orden en su contra a la Policía Internacional (Interpol), pero una entrevista realizada a Mezerhane, transmitida desde Miami por el canal de televisión opositor Globovisión, del cual es accionista, dio indicios de dónde se encontraba.

Después de ser confirmada su ubicación, la Fiscalía General de la República solicitó la extradición del empresario Nelson Mezerhane ante el Tribunal 43° de Control del Área Metropolitana de Caracas (AMC).

El trámite fue hecho por los fiscales 50° y 51° nacional y 61 del AMC, William Guerrero, Rochelly Barboza y Katherine Harrington, respectivamente, quienes basaron su solicitud en la información de que el banquero se encuentra en Estados Unidos y está requerido por el sistema de justicia venezolano.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aprobó la solicitud de extradición de la Fiscalía.

Por su parte, Zuloaga y su hijo, Zuloaga Siso, fueron imputados por cometer los delitos de usura y agavillamiento al no poder justificar la tenencia de un lote de vehículos de lujo en una de sus residencias.

“Puede ser que especulemos, pero damos fuentes de empleo”, declaró el presidente del canal opositor Globovisión, Guillermo Zuloaga, a la prensa, luego de que en mayo de 2009 fuera allanada una de sus propiedades, la quinta Las Cerraduras, ubicada en la urbanización Los Chorros, al este de Caracas, donde escondía 24 vehículos para, supuestamente, venderlos con sobreprecio.

El Ministerio Público acusó por este caso a Zuloaga y a su hijo, ambos propietarios del concesionario Toyoclub Valencia, de cometer usura genérica y agavillamiento.

Asimismo, les fueron dictadas órdenes de aprehensión, debido a que padre e hijo no pudieron justificar por qué estaban almacenados estos automóviles de lujo en la referida residencia.

Sin embargo, ambos huyeron del país hacia Estados Unidos para evadir su presentación ante los tribunales.

Desde ese país Guillermo Zuloaga ha utilizado el canal que dirige para denunciar ser víctima de “persecución política” por ser, según él, uno de los accionistas de un medio de comunicación opositor al gobierno de Hugo Chávez.

“No hay ningún delito ni nada que justifique por qué persiguen a Guillermo Zuloaga”, dijo el prófugo en una entrevista concedida a Globovisión a principios de agosto, cuando tiene una acusación en su contra por delitos que él mismo aceptó.

De igual modo, en la entrevista Zuloaga intentó crear la matriz de opinión de que se había presentado “29 veces en tribunales” y que su “juicio tenía ya nueve meses”, información que es falsa debido a que apenas culminó la investigación de su caso huyó del país.

El Tribunal Supremo de Justicia declaró procedente la solicitud a Estados Unidos de extradición de Guillermo Zuloaga y de su hijo.

Los comentarios se han cerrado.